Los constructores de viviendas en Estados Unidos aumentaron en septiembre un 15 % el inicio de obras y llevaron la tasa anualizada a unas 658.000 unidades, la más alta desde abril de 2010, informó hoy el Departamento de Comercio.

Sin embargo, los permisos de construcción, un indicador de la actividad futura, disminuyeron un 5 % a una tasa anualizada de 594.000 unidades, la más baja en cinco meses, lo cual señala que las ejecuciones hipotecarias siguen engrosando el número de viviendas a la venta y deprimiendo los precios.

En septiembre aumentó un 1,7 % la construcción de viviendas unifamiliares a una tasa anualizada de 425.000 unidades, en tanto que las obras en residencias multifamiliares, como casas adosadas y apartamentos, subieron un 51,3 % a una tasa anualizada de 233.000 unidades.

Los comienzos de obra aumentaron en las cuatro regiones del país con mayor ímpetu de un 18,1 % en el oeste y del 15,7 % en el sur.