El equipo catarí Al Sadd, dirigido por el uruguayo Jorge Fossati, venció el miércoles por 2-0 al Suwon Bluewings de Corea del Sur en un partido de ida semifinal por la Liga de Campeones Asiáticos que se vio empañado por una pelea masiva y tres expulsados.

Suwon se contrarió por lo que consideró una jugada antideportiva. Suwon había tirado la pelota afuera de la cancha para que Choi Sung-hwan recibiera tratamiento por una lesión en la cabeza. Los surcoreanos esperaban recibir la pelota de vuelta, como se acostumbra, pero el delantero visitante Mamadou Niang aprovechó para marcar su segundo gol a los 81 minutos.

"Claramente, Yeom Ki-hun había tirado la pelota afuera y creo que era la situación en que nuestros jugadores debían recibirla de vuelta", comentó el técnico de Suwon, Yoon Sung-hyo, después del partido. "La oposición anotó un gol antideportivo pero no hay nada que podamos hacer al respecto".

El gol del senegalés provocó una reacción airada y entraron al campo jugadores y personal técnico de los dos equipos, además de un extraño. Al Sadd terminó el partido con nueve jugadores después que Niang y Kader Keita fueron expulsados. También recibió tarjeta roja Stevica Ristikj, de Suwon.

"No hay excusas para que un fanático entre al campo para atacar a nuestros jugadores", dijo Fossati.