El gigante de Internet Yahoo presentará el martes los resultados del tercer trimestre de 2011 tras el reciente y sorpresivo despido de su consejera delegada, Carol Bartz, y la creciente brecha con sus competidores Google y Facebook.

Los analistas prevén que se mantengan unos beneficios de 17 centavos de dólar por acción, lo mismo que hace un año.

No obstante, se estima que los ingresos caerán en torno a un 30 % en el trimestre, quedando apenas por encima de los 1.000 millones de dólares.

Sus principales competidores, Google como motor de búsqueda y Facebook en lo que se refiere a anuncios, le han ganado la partida por el momento a Yahoo en su intento de captar nuevos usuarios.

La incertidumbre y el nerviosismo parece haberse apoderado sobre la compañía californiana, cuyo consejo de administración decidió despedir en septiembre y de manera fulminante a Bartz, apenas dos años después de haberla contratado para llevar a cabo una reestructuración.

Durante su estancia al frente de Yahoo, Bartz trató de mantener a flote las cuentas de la empresa mediante un plan de ajuste de personal y la reducción de los costes, pero no logró encauzar la fallida estrategia conjunta con Microsoft para desarrollar un motor de búsqueda.

En el pasado trimestre, Yahoo logró aumentar su beneficio neto interanual en un 11 %, pero vio cómo sus ingresos descendían un 5 %.

Bartz, en una entrevista tras su despido, afirmó que el consejo de administración de Yahoo era consciente de que "no habría crecimiento de los ingresos hasta 2012".

La salida de Bartz ha provocado un repunte de las acciones de la empresa en las últimas semanas, ante los rumores de que podría ser fragmentada para ser vendida por partes.

Entre los potenciales compradores, los medios especializados estadounidenses han mencionado a News Corp, AOL, AT&T, Verizon y la empresa china Alibaba.

Por el momento, ha asumido las riendas del popular portal de internet su director ejecutivo, Tim Morse, y se estableció un nuevo consejo ejecutivo que pasará a asesorar al consejero delegado, constituido por ocho miembros (dos de ellos los cofundadores de Yahoo, David Filo y Jerry Yang).

Pese a los problemas por lo que atraviesa, Yahoo se mantiene aún como una empresa rentable con cerca de 700 millones de visitantes en todo el mundo y cuenta con una plantilla de más de 13.000 empleados.