El líder opositor y precandidato presidencial Leopoldo López permanecerá inhabilitado para ejercer cargos públicos hasta el 2014, confirmó el martes la Contralora General encargada, Adelina González.

Pese al anuncio de las autoridades López ratificó el martes que seguirá compitiendo para las elecciones primarias en las que la oposición elegirá el candidato único para los comisiones presidenciales de octubre del 2012.

Al explicar los alcances de la sentencia que emitió en la víspera el Tribunal Supremo de Justicia sobre el caso, González indicó que López "no podrá desempeñarse en cargos públicos, ni por elección, ni por nombramiento, ni por contrato, ni por designación", reseñó la estatal Venezolana de Televisión (VTV).

El máximo tribunal del país emitió el lunes un dictamen en el que declaró "inejecutable" el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) que pidió en septiembre al Estado venezolano levantar la inhabilitación de López para postularse a cargos públicos.

El ex alcalde del municipio capitalino de Chacao fue inhabilitado en el 2005 por la Contraloría General, que afirmó que incurrió en manejos irregulares de fondos públicos durante su gestión, y recibió donaciones de una empresa estatal de forma indebida.

La inhabilitación política de López comenzó a regir en el 2008 luego que el político dejó la alcaldía de Chacao y se extenderá hasta el 2014.

"No es verdad que Venezuela esté al margen de lo que son las disposiciones internacionales", dijo González. Rechazó los cuestionamientos de opositores que afirmaron que la decisión de Tribunal Supremo de Justicia violentaba los acuerdos a los cuales está suscrito el Estado venezolano que lo obligan a acatar las decisiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la CorteIDH.

La Fiscalía General anunció el martes en un comunicado que "mantienen vigentes las investigaciones penales" contra López, quien el mes pasado presentó su postulación para las elecciones primarias de la oposición que se realizarán el 12 de febrero del 2012.

Al dar su interpretación de la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, López dijo a la prensa que "en el fondo puedo y voy a ser candidato a la presidencia de la República".

"Se equivocan si piensa que nos vamos a arrodillar ante las pretensiones de quitarnos nuestros derechos", indicó el dirigente que consideró la decisión del máximo tribunal como "confusa".

"Lo que está planteado es la amenaza cierta que pretenden imponerle al pueblo venezolano", dijo López al denunciar que se pretende "quitarle al pueblo" la decisión que tomará en las elecciones presidenciales del próximo año.

Human Rights Watch (HRW) cuestionó la decisión del Tribuna Supremo de Justicia en el caso de López señalando que representa un "golpe" a la legalidad.

"La Corte Suprema de Venezuela hoy en día básicamente le pertenece al presidente Chávez", afirmó en un comunicado el chileno José Miguel Vivanco, director para las América de HRW, que denunció que Chávez y sus partidarios han "neutralizado la independencia" del Poder Judicial en el país suramericano.

López ha rechazado los señalamientos en su contra alegando que las medidas de la Contraloría General forman parte de acciones del gobierno del presidente Hugo Chávez para bloquear el avance de algunas figuras opositoras.

En los últimos once años la Contraloría General ha inhabilitado a unos 1.300 funcionarios, en su mayoría opositores, por presuntos manejos irregulares de fondos públicos.

Los señalamientos a López incluyen que recibió donaciones para su movimiento político de parte de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) entre 1998 y 2001, cuando la madre del político, Antonieta Mendoza de López, trabajaba en esa empresa.

El organismo también sancionó a López en el 2004, cuando dirigía la alcaldía del municipio capitalino de Chacao, por el traspaso de recursos de una cuenta a otra del presupuesto de esa dependencia.