Al menos ocho autobuses con 293 presos palestinos a bordo entraron hoy en la franja de Gaza a través del paso fronterizo con Egipto de Rafah, después de que Israel los entregase al Comité Internacional de la Cruz Roja y a las autoridades egipcias, según constató Efe.

Los presos bajaron del autobús tras cruzar el paso fronterizo y fueron recibidos por el primer ministro del Gobierno de Hamás en Gaza, Ismail Haniye, además de otros líderes del movimiento islamista y más de un centenar de familiares y amigos.

Entre cánticos, gritos de alegría y llantos los familiares se abrazaron a los presos, muchos de ellos con más de 20 años en prisión a sus espaldas.

Los congregados para recibir a los reclusos excarcelados junto al paso fronterizo ondeaban banderas verdes de Hamás pero también del resto de facciones palestinas.

Los autobuses llevaban esperando cerca de una hora en el lado egipcio de la terminal de Rafah, después de que el canje de presos se retrasase por la negativa de dos presas palestinas a ser trasladas a la franja de Gaza.

Una de las presas aceptó finalmente entrar en Gaza mientras que la otra permanecerá en Egipto, según los medios israelíes.

Los autobuses no accedieron a la franja de Gaza hasta momentos después de que se confirmase que el soldado Guilad Shalit se encontraba ya en manos del Ejército israelí.

Tras permanecer durante cerca de una hora en el lado palestino del paso de Rafah, los 293 presos serán transportados hasta la ciudad de Gaza, donde está previsto un gran recibimiento por cientos de personas en la plaza de Al Katiba.