Las estatal brasileña Petrobras invertirá 3.400 millones de dólares en los próximo cuatro años en la ampliación de producción y mejoras de la provincia petrolera de Urucú, enclavada en el corazón de la selva amazónica, que celebra por estos días los 25 años de su descubrimiento.

La empresa destinará esta inversión al desarrollo de la extracción y producción de gas y petróleo y en mejoras de la infraestructura del complejo, según anunciaron los responsables de la compañía en un encuentro con periodistas celebrado la víspera en esa región amazónica.

Urucú tiene una superficie de 342 kilómetros cuadrados y produce a diario cerca de 53.000 barriles de petróleo, casi 11.400 metros cúbicos de gas natural y unas 1.300 toneladas de gas para uso casero.

Petrobras incrementará su producción por medio de un gasoducto de 140 kilómetros que conecta las reservas de Aracanga con el complejo de Urucú, según informó el director general de la Unidad de Operaciones de la Amazonía, Luiz Ferradans.

Desde que los yacimientos fueron descubiertos en 1986, Urucú está considerada como una de las principales plantas petroleras del país, que da trabajo a unos 5.700 operarios los cuales sólo consiguen acceder a las instalaciones en avión debido a que se encuentran en medio de la mayor selva tropical del mundo.

Petrobras centra ahora en estudiar la región de Itapiranga, ubicada en la cuenca del Amazonas, para evaluar los terrenos a fin de determinar en unos dos años si existen nuevas reservas en la zona que se puedan explotar.

"En julio iniciamos los estudios sísmicos de los terrenos. Todavía no hay una fecha determinada para concluir esos trabajos previos", apunto Ferradans.

Con una reserva de gas natural estimada en 52.800 millones de metros cúbicos, la planta se transformó hace dos años al poner en funcionamiento un gasoducto de 661 kilómetros que permitió reducir en 1,2 millones de toneladas anuales los gases contaminantes emitidos en Manaos, la capital del estado del Amazonas.

"El gas natural es la mejor alternativa energética. Desde que se descubrió Urucú, el medio ambiente es un componente estratégico en nuestra gestión empresarial y una garantía de éxito", manifestó este lunes el gerente de operaciones de la base, Joao Roberto Rodrigues.

Los responsables de Urucú destacaron el trabajo social del complejo, situado a unos 650 kilómetros de Manaos, en especial en la reducción de los altos índices de analfabetismo entre los trabajadores con la creación en el lugar del Colegio Esperanza, que en la última década ha recibido a más de medio millar de alumnos.

"Es muy importante que se creen las condiciones para que los operarios inicien sus estudios porque es una forma de estimular y una vía para mejorar la autoestima", concluyó Ferradans.