Campesinos de un poblado andino interrumpieron el paso desde hace cuatro días a la mina Yanacocha, el mayor yacimiento aurífero de Latinoamérica, en protesta por la contaminación a sus fuentes de agua.

La medida de fuerza de los campesinos del poblado La Encañada, de la región Cajamarca en el norte del país, se inició el viernes, incluso con la quema de maquinaria de Yanacocha como excavadoras, volquetes, una motoniveladora y una cisterna.

La mina Yanacocha rechazó el martes a través de un comunicado los "métodos ilegales y violentos" y pidió la intervención de las autoridades.

Voceros del ministerio de Energía y Minas no se hallaban disponibles para comentar el caso.

Yanacocha estimó que su producción este año oscilará entre 1,3 y 1,4 millones de onzas de oro.

"En Yanacocha consideramos que esta situación violenta no ofrece garantías para seguir desarrollando nuestras labores y hacemos un llamado sereno y enérgico a las autoridades locales y nacionales para que hagan lo necesario para mantener un clima de paz y legalidad en la región", dijo la empresa en el documento.

La transnacional estadounidense Newmont, una de las propietarias de Yanacocha junto con la peruana Buenaventura, informó en la víspera que el procesamiento y producción de metal continúa en la empresa usando sus reservas de mineral, pero el trabajo en las minas ha sido temporalmente suspendido para garantizar la seguridad de los trabajadores.

Inicialmente los campesinos impidieron el tránsito a todo vehículo en la carretera Cajamarca-Bambamarca que conduce a la mina pero el martes abrieron el paso a vehículos particulares y de transporte público, manteniendo el bloqueo solo para vehículos y trabajadores de Yanacocha, dijo a la AP un oficial de Cajamarca que pidió no ser identificado por no estar autorizado a proporcionar información a los medios.

Yanacocha asegura que los campesinos de La Encañada, influenciados por su alcalde, buscan que la empresa minera destine 200 millones de soles (unos 73 millones de dólares) a proyectos para la comunidad.

Señaló que la empresa ha invertido cerca de 60 millones de soles (unos 22 millones de dólares) en proyectos para el beneficio de las comunidades en el ámbito de influencia directa de la empresa, como resultado de un diálogo directo y transparente con las autoridades, instituciones y pobladores.