Decenas de miles de palestinos celebraron el arribo de los primeros 477 prisioneros intercambiados por un soldado israelí capturado, al tiempo que los líderes políticos trataban de atribuirse crédito por la más significativa excarcelación de prisioneros por Israel en tres décadas.

En el centro de la Ciudad de Gaza, Hamas organizó un recibimiento que se convirtió en una muestra de fuerza por el grupo extremista islámico, que le arrebató el control de la franja a su rival Al Fata hace más de cuatro años.

Decenas de miles de personas atestaron un terreno arenoso, en el que se instaló un enorme escenario decorado con un mural que representaba la captura del soldado israelí Guilad Shalit en junio del 2006 en una base del ejército cerca de la frontera con Gaza. Miles de personas ondeaban banderas verdes de Hamas.

La mayoría de los prisioneros excarcelados el martes a cambio de Schalit estaban cumpliendo sentencias a cadena perpetua por asesinar a israelíes, y su libertad violó una promesa israelí de no excarcelar a aquellos "con sangre en las manos".

Más de 300 de los prisioneros llegaron a Gaza, y el resto a Cisjordania. Celebraciones masivas se celebraron en ambos territorios palestinos.

Uno de los líderes de Hamas excarcelados, Yehiye Sinwar, llamó al ala militar del grupo a secuestrar a más soldados israelíes para conseguir la libertad del resto de los palestinos en prisiones israelíes. Miles de palestinos siguen detenidos en Israel por una serie de delitos.

"No escatimaremos esfuerzos para liberar al resto de nuestros hermanos y hermanas", le dijo Sinwar a la televisora de Hamas. "Llamamos a las Brigadas Qasam a secuestrar a más soldados para intercambiarlos por la libertad de nuestros seres queridos que siguen prisioneros", dijo Sinwar, uno de los fundadores del ala militar. Sinwar estaba sentenciado a cadena perpetua por su participación en el secuestro y asesinato de dos soldados israelíes.