El primer ministro nipón, Yoshihiko Noda, visitó hoy la provincia de Fukushima para observar las labores de descontaminación y aseguró que la prioridad son "áreas en las que viven niños".

En su segundo viaje a esta zona, epicentro de la catástrofe nuclear, desde que asumió el cargo en septiembre, Noda también visitó a los trabajadores encargados de la eliminación de las sustancias radiactivas en la capital provincial, situada a unos 60 kilómetros de la central nuclear de Fukushima Daiichi.

El primer ministro, que esta misma tarde volará hacía Corea del Sur para una visita oficial de dos días, comprobó las medidas utilizadas para descontaminar las calles y los escombros, así como el procedimiento para eliminar las partículas radiactivas de los techos de las casas.

El Gobierno está redoblando los esfuerzos para rehabilitar la provincia de Fukushima, aseguró Noda en declaraciones recogidas por la agencia local Kyodo, ya que de lo contrario "no se restablecerá la confianza en Japón".

El Ejecutivo planea invertir alrededor de 250.000 millones de yenes (2,37 millones de euros) en la limpieza de las zonas residenciales contaminadas y en la eliminación de los residuos radiactivos resultado del accidente en la planta de Fukushima, informó Kyodo.

El primer ministro también aprovechó su visita a la provincia para asistir a una reunión de representantes de la Cámara Alta de su formación, el Partido Democrático, celebrada en Fukushima.

Durante esa reunión, Noda instó a la cooperación para poder aprobar en la sesión parlamentaria del jueves el tercer presupuesto extraordinario que se calcula en unos 12 billones de yenes (113.650 millones de euros) para reconstruir las zonas devastadas por el desastre del 11 de marzo.

Este presupuesto se sumará a otros dos ya aprobados de forma extraordinaria desde marzo, con los que el Gobierno nipón destinó más de seis billones de yenes (56.826 millones de euros) para la rehabilitación de las zonas devastadas.

Para sufragar el gasto en reconstrucción, el Gobierno nipón prevé subir los impuestos de manera temporal con el objetivo de recaudar 11,2 billones de yenes (106.076 millones de euros), recortes presupuestarios y la venta de activos para recaudar otros 5 billones de yenes adicionales (47.355 millones de euros).

La operadora de la central, TEPCO, en una revisión de la "hoja de ruta" para cerrar la crisis nuclear publicada ayer, indicó que espera llevar a parada fría los reactores de la planta este mismo año, en lugar de la fecha de enero de 2012 prevista inicialmente.