Moody's rebajó hoy la calificación de la deuda soberana de España desde Aa2 hasta A1, con perspectiva negativa, una degradación que la agencia de medición de riesgo atribuye a la vulnerabilidad del país a la tensión en los mercados y los pronósticos de moderado crecimiento en su economía.

"Desde que se puso bajo revisión su calificación a finales de julio de 2011, no se ha llegado a una solución creíble de la crisis de deuda soberana", afirmó Moody's en un comunicado.