Las autoridades brasileñas se incautaron hoy de unas 15 toneladas de textiles sospechosos de ser basura hospitalaria de importación en un almacén en el estado brasileño nororiental de Pernambuco, donde la semana pasada fueron interceptadas 46 toneladas de residuos sanitarios de EE.UU.

Miembros de la policía hallaron el material en un establecimiento del municipio de Caruaru, que tiene el mismo nombre que otro local perteneciente a una empresa precintada este mismo fin de semana por importar sábanas y uniformes sanitarios estadounidenses, según el jefe policial de la ciudad, Erick Lessa, citado por la Agencia Estado.

La agencia regional de vigilancia sanitaria (Apevisa) será la encargada de evaluar y analizar los productos decomisados.

Además, las autoridades han informado de que iniciarán inspecciones en comercios y almacenes de fabricación textil de Pernambuco.

La operación tiene lugar después de que la semana pasada las autoridades aduaneras interceptaran 46,6 toneladas de basura de hospital procedente de EE.UU. y notificaran que 14 contenedores "sospechosos" estaban en tránsito en el puerto de Suape.

Los lotes contenían uniformes, batas, toallas, ropa de bebé y sábanas sucias con material orgánico considerado "potencialmente infeccioso", según la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) en una nota.

Los cargamentos procedían de un mismo exportador en el estado estadounidense de Carolina del Sur y tenían como destino una empresa textil sospechosa de infringir la política nacional de residuos, que prohíbe importar basura de otros países.

En los últimos años las autoridades brasileñas han interceptado numerosos contenedores con basura doméstica en sus puertos procedentes de países europeos, a los que les suelen devolver los cargamentos.