Gran Bretaña dijo el martes que congeló los bienes de cinco hombres en conexión con el presunto complot iraní para asesinar al embajador saudí en Estados Unidos.

El ministerio de finanzas confirmó que había tomado la medida bajo la Ley de Congelamiento de Bienes de Terroristas, luego que ministros prometiesen actuar en respuesta al presunto plan de matar al embajador Adel Al-Jubeir.

La decisión no significa necesariamente que los hombres tienen bienes en Gran Bretaña.

Dos hombres fueron acusados por las autoridades estadounidenses de tratar de contratar a un supuesto miembro de un cártel mexicano de narcotráfico para realizar el ataque.

Las autoridades estadounidenses dijeron que el plan fue una operación torpe, pero seria de una unidad elite iraní, la Fuerza Quds.

Un portavoz del tesoro británico, que habló a condición de anonimato de acuerdo con las normas del departamento, dijo que el ministerio había decretado la congelación de los bienes de cinco hombres.

Entre ellos están los dos hombres acusados formalmente en Estados Unidos — Manssor Arbabsiar, un ciudadano estadounidense de origen iraní, y Gholam Shakuri, presunto miembro de la Fuerza Quds, quien está en Irán.

Los otros tres hombres son Hamed Abdollahi, un alto oficial de la Fuerza Quds que presuntamente coordinó el plan, Abdul Reza Shahlai y Qasem Soleimani, el comandante de la unidad que presuntamente lo supervisó. la semana pasada, Estados Unidos decretó la congelación de bienes de los mismos cinco hombres.

El canciller británico William Hague le dijo a la cámara de los comunes la semana pasada que el plan "parece ser una escalada importante en el patrocinio por Irán de terrorismo fuera de sus fronteras".

Dijo que había conversaciones entre Estados Unidos, Arabia Saudí y la Unión Europea sobre la posibilidad de imponer sanciones adicionales, que pudieran incluir medidas contra el régimen de Irán.

Teherán ha negado estar involucrado en el presunto plan de asesinato.