El Gobierno de Nicaragua decretó hoy un estado de calamidad y alerta nacional a causa de las intensas lluvias que en la última semana han dejado ocho muertos y 133.858 personas afectadas.

"Estamos decretando este estado de calamidad nacional con la seguridad de que vamos a multiplicar la solidaridad y vamos a resolver más pronto los problemas que enfrentan estas familias", dijo hoy el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, en un acto oficial celebrado en Managua.

El gobernante nicaragüense agregó que las intensas precipitaciones de los últimos días también aislaron a 15.000 familias y afectaron a otras 12.000.

Los aguaceros, precisó, han golpeado a 14 de las 15 provincias de Nicaragua.

"Estamos llamando a una alerta nacional, porque si tenemos afectados en todos estos departamentos (provincias), es que está afectado el país, es una alerta nacional, un estado de calamidad nacional", insistió Ortega.

El mandatario indicó que los meteorólogos pronostican más lluvias para los próximos días y que el país sufre de inundaciones y destrucción de infraestructura.

Ortega se refirió al asunto tras entregar hoy 3.130 títulos de propiedad en Managua para promover la "paz con justicia", según dijo.

Añadió que toda Centroamérica ha enfrentado el "problema" de los aguaceros.

Las incesantes lluvias de la última semana en Centroamérica se cobraron la vida de más de 80 personas, mientras un número indeterminado continúan desaparecidas y miles han perdido sus casas y cultivos.

Las autoridades de Nicaragua confirmaron hoy la muerte de la octava persona a causa de las lluvias, informaron que otra sigue desaparecida y alertaron sobre una crecida en el nivel de las aguas del Lago Xolotlán o de Managua.

La Defensa Civil de Nicaragua y el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) no identificaron a ninguna de las dos víctimas.

De los ocho fallecidos desde el pasado martes, las autoridades reportan a dos menores de edad.

El Ejecutivo nicaragüense alertó hoy que el Lago Xolotlán o de Managua ha mostrado una fuerte crecida en el nivel de sus aguas y que de seguir esa tendencia está listo para evacuar a unas 600 familias (3.000 personas) que habitan en las costas.

La primera dama y coordinadora del Consejo y Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, explicó que el nivel del Lago de Managua o Xolotlán llegó hoy a 42,20 metros, 53 centímetros menos que la máxima subida alcanzada durante 2010, que fue de 42,73 metros, lo que representa en la práctica una "alerta roja", señaló.

"Ya está preparado un plan de emergencia, Dios quiera que no tengamos que llegar a ese plan de emergencia, pero tenemos que estar preparados para todo", afirmó Ortega, por su parte.

Con los ocho fallecidos de la última semana, ya suman 28 los muertos durante la temporada lluviosa que comenzó el 21 de mayo pasado en Nicaragua, según cifras oficiales.