El primer partido de la Serie Mundial recibió un pronóstico de temperaturas bajas con posibilidad de lluvia y viento cuando los Rangers de Texas y los Cardenales de San Luis comiencen a enfrentarse el miércoles por el campeonato de las mayores.

La temperatura anticipada por los meteorólogos es de alrededor de 4,4 grados Celsius (40 Fahrenheit), aunque el enfriamiento que provoca el viento podría disminuirla a -1,1 Celsius (30 Fahrenheit) mientras avance el encuentro.

El martes había alrededor de 12,5 Celsius (55 Fahrenheit) cuando los equipos practicaron el bateo en el Busch Stadium. Algunos jugadores llevaban gorros de esquiar.

También ha habido humedad en otras ediciones de la Serie Mundial en San Luis. Un partido en el 2006 contra Detroit fue postergado por una tormenta, y llovió en un encuentro contra Boston en el 2004.