Los competidores del Tour de Francia, la carrera más prestigiosa del ciclismo, enfrentarán el año próximo nuevas escaladas montañosas y más escarpadas, además de contrarreloj más largas. Las modificaciones favorecerán una competencia más ardua para los astros como el campeón del año pasado, Cadel Evans, y el tres veces titular, Alberto Contador.

En la presentación el martes del trayecto del 2012, el director del Tour, Christian Prudhomme, dijo que "puede haber más favoritos" en la búsqueda de la casaca amarilla de puntero durante los 3.479 kilómetros (2.162 millas) de la competencia del año próximo.

La edición número 99 del Tour, que comenzará el 30 de junio en Lieja, Bélgica, tendrá casi 100 kilómetros (62 millas) de contrarreloj individuales y 25 exigentes escaladas montañosas. La superempinada Planche des Belles Filles, en el este de Francia, será escalada por primera vez en el Tour en la séptima etapa.

"Se ha trazado la ruta de modo que haya más candidatos potenciales en la búsqueda del título", dijo Prudhomme a la prensa antes de recibir a cientos de corredores, dirigentes, patrocinadores y aficionados al ciclismo en un centro de convenciones en París.

"Para que un corredor que tenga buen tiempo en la contrarreloj pueda decir 'Ah, yo podría tener una oportunidad', y otros que piensen 'Como hay menos metas en las cumbres, tendré que atacar desde antes''', agregó.

El Tour de este año fue uno de los más apasionantes en años, ya que la casaca amarilla estuvo en duda hasta la penúltima etapa. Prudhomme dijo que los organizadores no podían dormirse en sus laureles y necesitaban seguir perfeccionando la carrera.

"No hay nada peor que las rutinas gastadas. Y los equipos se adaptan a una velocidad increíble. Debemos tratar de aportar algo nuevo cada vez", agregó.

La Planche des Belles Filles, con un tramo de una inclinación de nada menos que 20 grados, es una de casi media docena de nuevas trepadas montañosas. Los pedalistas también enfrentarán la Col de la Croix en las montañas Jura de Suiza, una escalada de 3,7 kilómetros con una inclinación promedio de 9,2 por ciento.

"En la Col de la Croix, aun sin atacar, hay que aguantarla", afirmó Prudhomme. La escalada sobreviene apenas a 15 kilómetros de la llegada de la octava etapa.

Varios astros del ciclismo estuvieron presentes el martes para la brillante presentación en un hotel de lujo de París: Evans, el nuevo campeón mundial británico Mark Cavendish, los hermanos Andy y Frank Schleck — que fueron segundo y tercero detrás de Evans este año — y el belga Philippe Gilbert, primero este año en el escalafón de la Unión Internacional de Ciclismo.

Gilbert se incorporará al equipo BMC Racing de Evans el año próximo.