La Bolsa de Tokio cerró hoy en negativo por la pérdida de confianza en la recuperación de la eurozona después de que el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, rebajara las expectativas del mercado.

El selectivo Nikkei cerró con una caída de 137,69 puntos, el 1,55 por ciento, y quedó en 8.741,91 puntos, mientras que el índice Topix, que agrupa a todos los valores de la primera sección, perdió 10,64 puntos, el 1,40 por ciento, hasta 751,24 enteros.

Prácticamente la totalidad de los 33 sectores del parqué nipón perdieron terreno, liderados por el de maquinaria de precisión y seguido por el de metalurgia y el de cristal y cerámicas, mientras que el de transporte aéreo cerró sin variación y ninguno registró ganancias en términos generales.

El optimismo presente en la sesión de ayer se desvaneció tras las declaraciones del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, en las que rebajó las expectativas de los posibles acuerdos que se puedan alcanzar en la cumbre de la UE para cerrar la crisis en la eurozona.

"El comentario del ministro alemán fue negativo para el mercado, ya que se habían creado ciertas expectativas sobre la crisis de la deuda en la eurozona", afirmó Yumi Nishimura, analista de Daiwa Securities Capital Markets, en declaraciones a la agencia local Kyodo.

Los precios de las acciones se movieron en un rango estrecho ya que los inversores tomaron una actitud de cautela a la espera de la publicación, durante esta tarde, de los resultados correspondientes al tercer trimestre de empresas de EEUU como Apple o Intel.

Mientras, la publicación en China del Producto Interior Bruto (PIB) correspondiente al trimestre de julio a septiembre, más débil de lo esperado, tuvo un impacto limitado en el parqué tokiota, que se fijó más en sus cifras de septiembre de producción industrial y ventas al por menor, que sí cubrieron las expectativas del mercado.

Las empresas de telecomunicación y distribuidoras en Japón del iPhone de Apple, KDDI y Softbank, cedieron un 4,3 y un 3 por ciento respectivamente, después de que la surcoreana Samsung haya solicitado a la Corte nipona el bloqueo en la venta del nuevo terminal de Cupertino, el iPhone 4S, por infringir sus patentes de tecnología inalámbrica.

Las dos distribuidoras también se vieron perjudicadas por un informe en el que su principal competidora, NTT Docomo, que cayó un 2,3 por ciento, estudia recortar en un 20 por ciento sus tarifas en los teléfonos "smartphone" lo que podría abrir una guerra de precios.

El fabricante japonés Olympus cayó un 8,9 por ciento, después de desplomarse ayer un 24 por ciento, tras unas declaraciones realizadas por el recién destituido presidente del grupo, el británico Michael Woodford, en la que dejó entrever que la empresa realizó pagos indebidos en adquisiciones realizadas en el pasado.

En la primera sección terminaron al alza 217 valores, mientras que 1.353 cayeron y 87 terminaron invariables.

En la jornada de hoy cambiaron de manos 1.169,71 millones de acciones, por debajo de los 1.453,14 millones del lunes.