El libro "Vivos bajo tierra", que narra la odisea de los 33 mineros chilenos de Atacama que quedaron atrapados a 700 metros de profundidad y rescatados 70 días después, figura entre los veinte más vendidos en Estados Unidos.

Así lo informó hoy a Efe, el periodista y autor del texto, Manuel Pino Toro, quien agregó "que ha sido una grata sorpresa y un gran honor para un chileno el poder ingresar en esta lista".

"Solo hay una lista oficial de ventas de libros en español en los EE.UU. y 'Vivos bajo tierra' se situó en el puesto número 18 en la lista de la semana 37 de 2011", afirmó Pino, quien añadió que los datos de Nielsen Bookscan, organización que registra la venta de libros en ese país, se utiliza para la lista del 'New York Times'.

El 5 de agosto del año pasado, los llamados "33 de Atacama" quedaron atrapados a 700 metros de profundidad en el yacimiento San José situado en pleno desierto de Atacama y su rescate se transformó en el más importante y prolongado en la historia de la humanidad.

El periodista chileno explicó que en esta listado se contabilizan las ventas de librerías grandes como Barnes & Noble, librerías independientes, ventas en línea como Amazon y tiendas de grandes superficies con Target.

"Todos los libros en español compiten en esta lista: adulto, infantil, bilingüe y referencia", precisó Pino, cuyo libro no fue publicado en Chile.

Pino recordó a Efe que "Vivos bajo tierra" nació a raíz de una solicitud que recibió por parte de la editorial estadounidense Penguin Group.

Del libro, de 256 páginas, destacó dos capítulos: "Hijos del Desierto" y "Dios en carne y hueso".

"En el primero, entrevisté a Víctor Zamora, donde en dos horas de conversación me entregó muchos detalles de lo que fue la convivencia de los 33 a 700 metros de profundidad y de la suya, muy sufrida", explicó.

Indicó que Zamora fue, quizás, el que más sufrió físicamente en las entrañas de la tierra. "Perdió todos sus dientes, sufrió de una desnutrición severa, y hasta el minuto final de su rescate pensó que iba a morir", apostilló el autor.

En tanto, el capítulo "Dios en carne y hueso" revela la entrevista que sostuvo con el minero José Henríquez, en su casa en Talca, en el sur de Chile.

Henríquez fue el encargado de la parte espiritual al fondo de la mina, "un tipo muy reticente a conversar, pero que al final se entusiasmó y habló casi dos horas", recuerda el periodista.

En opinión del profesional, lo más relevante de esta odisea fue la fortaleza de los familiares y el papel que cumplieron las mujeres al exigirle a las autoridades que pusieran todos los recursos humanos y técnicos al servicio del rescate.

El 13 de octubre del 2010, Florencio Ávalos fue el primer minero en salir a bordo de la cápsula "Fénix 2" y casi 24 horas después, el jefe de turno Luis Urzúa fue el último rescatado del más largo cautiverio que un ser humano haya soportado bajo tierra, salvamento que fue visto por mil millones de televidentes.