El Gobierno de Costa Rica se negó a declarar como asueto el próximo 15 de noviembre, día del partido amistoso que los 'ticos' disputarán frente a España, como había solicitado la Federación Costarricense de Fútbol (FCF).

El ministro de la Presidencia, Carlos Benavides, dijo hoy en rueda de prensa que "la presidenta Laura Chinchilla consideró que no es pertinente" dar ese día libre a los empleados públicos para que asistan al estadio, pese a que el partido está programado para las 14.30 hora local (20.30 GMT).

Según Benavides, el Gobierno no quiere crear diferencias entre los trabajadores de instituciones o del sector privado en cuanto a facilidades de este tipo.

No obstante, indicó que el Ejecutivo insta a los aficionados a pedir vacaciones ese día para asistir al Estadio Nacional a disfrutar del juego, y a los patronos, a no poner obstáculos en este trámite.

"Esperamos que el partido vaya bien y que vaya una buena cantidad de público, pero la presidenta considera que no corresponde ni es pertinente otorgar este tipo de asueto", reiteró el ministro.

La FCF había hecho la solicitud formal a la Presidencia días atrás con el fin de garantizar que el estadio estuviera lleno el día del partido.

El presidente de la Federación, Eduardo Li, había afirmado que el asueto era una buena idea debido a que "el partido no solamente contribuye a la necesidad de foguear a nuestra selección, sino también para que el país se vuelva a exponer al mundo".

Las entradas para el partido tienen precios que van desde los 70 y 175 dólares.

Este año, Costa Rica ha recibido en partidos amistosos a las selecciones de China, Argentina, Ecuador y Brasil, y ahora espera con ansias a los campeones del mundo.