El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, sostiene que una lección clave derivada de la crisis financiera del 2008 es que los bancos centrales deben tener el doble objetivo de controlar la inflación al mismo tiempo que respaldan el sistema bancario.

Bernanke dijo el martes durante un discurso en Boston que las medidas adoptadas por el banco central durante la crisis tuvieron éxito. La Fed redujo los intereses a corto plazo a niveles casi récord e incrementó su portafolio de bonos del la Tesorería y de acciones respaldadas por hipotecas para abaratar los intereses a largo plazo.

La Fed ha ido criticada por aquellos que sostienen que mantener las tasas bajas durante mucho tiempo podría desatar a largo plazo una inflación mayor.

En septiembre, la Fed decidió transferir 400.000 millones de dólares de sus inversiones para abaratar las tasas de interés a largo plazo y poco antes el banco central anunció en agosto que mantendría las tasas de interés a corto plazo en niveles casi de cero por lo menos hasta mediados del 2013, siempre y cuando la economía siga debilitada.

Ambas medidas fueron aprobadas por 7-3 votos, el mayor nivel de disensión en la Fed en casi 20 años.

A principios de mes, Bernanke dijo a los miembros del Congreso que la economía "está a punto de caer", aunque aseguró a los legisladores que el banco central estaba dispuesto a adoptar medidas adicionales para fomentar el crecimiento económico.

El brazo ejecutivo de la Fed se reunirá el primero y el dos de noviembre. Muchos economistas creen que el banco central se abstendrá de toman medidas de peso, para permitir que las anteriormente adoptadas tengan pleno efecto.

Las minutas del encuentro del 20-21 de septiembre reflejan la incertidumbre del comité ejecutivo ante la falta de crecimiento de la economía estadounidense y su impotencia para crear puestos de trabajo en n**umero que permita reducir el paro, ahora en el 9,1%.

Algunos de sus miembros fueron partidarios de adoptar medidas más audaces para fomentar el crecimiento, según las minutas del encuentro de septiembre. Empero, otros sostuvieron que el banco central hizo todo lo posible y que las nuevas medidas podrían disparar la inflación.