El banco estadounidense Wells Fargo informó hoy que en el tercer trimestre de este año ganó 4.055 millones de dólares, el 21 % más que en la misma fecha de 2010, lo que atribuyó a un descenso en los impagos de créditos y a un crecimiento en sus depósitos.

La institución californiana informó, mediante un comunicado de prensa, que en esos tres meses el beneficio por acción (el indicador más vigilado por los analistas en Estados Unidos) se situó en 72 centavos, en línea con lo esperado por los expertos, y ligeramente superiores a los 0,60 centavos de la misma fecha de hace un año.

El presidente y consejero delegado del banco con sede en San Francisco, John Stumpf, señaló que "el entorno económico ha sido más lento y desigual de lo que cualquiera podía anticipar".

"No podemos cambiar ese entorno económico, pero sí hemos trabajado mucho para controlar algunas variables", entre las que mencionó la mejora de algunos productos y servicios para clientes individuales y empresas.

Por su parte, el director financiero de la firma, Tim Sloan, indicó que el trimestre ha sido positivo y "con un sólido crecimiento en depósitos, préstamos, banca de inversión y capital, así como con una mejora de la calidad de los créditos y menores gastos".

Sloan se refirió también a que pese a que el sector bancario estadounidense siguió enfrentándose a un entorno económico difícil durante este último trimestre, Wells Fargo "diversificó su modelo y ha sido capaz de dar de nuevo sólidos resultados a sus accionistas".

En lo que va de año, el beneficio neto de este banco ha sido de 11.762 millones de dólares, el 31 % más que los 8.400 millones que contabilizó hace un año, y por lo que su ganancia por título en los nueve meses transcurridos ha sido de 2,09 dólares, frente a los 1,6 dólares de enero a septiembre de 2010.

Sus depósitos aumentaron en este trimestre el 8 % hasta 836,8 millones de dólares.

En cuanto a sus ingresos, los de julio a septiembre fueron de 19.628 millones de dólares, el 6 % menores que los del mismo trimestre de 2010, cuando llegaron a 20.874 millones de dólares.

En lo que va de año sus ingresos se han situado en 60.343 millones de dólares, el 5 % menos que en los mismos nueve meses de 2010, cuando fueron de 63.716 millones de dólares.

Stumpf se refirió también a que tienen prácticamente terminado su proceso de integración con Wachovia, un banco regional del este del país que compraron hace tres años durante el momento más intenso de la crisis económica.

Wells Fargo, que hasta 2008 era un banco regional con operaciones en el oeste del país, se fusionó con Wachovia ese año, una de las principales víctimas de la crisis de las hipotecas tóxicas (subprime) y que actuaba en el este de Estados Unidos.

Como resultado de esa adquisición, la institución californiana se convirtió en uno de los principales bancos comerciales a nivel nacional, y recibió 25.000 millones de dólares en fondos públicos que ya pagó en 2009.

Poco antes de la apertura de la bolsa de Nueva York, las acciones de Wells Fargo perdían el 5,14 % de su valor hasta 25,31 dólares, mientras que en lo que va de año se han depreciado el 13,94 % y se han revalorizado el 13,1 % en los últimos doce meses.