Los estudiantes de las universidades públicas de Colombia seguirán con el paro indefinido en el que entraron el pasado día 12 para rechazar un proyecto gubernamental de reforma del sector, dijeron hoy portavoces el colectivo en Bogotá.

La continuidad de la huelga fue decidida durante una sesión de la llamada Mesa Amplia Nacional Estudiantil (Mane), que reúne a representantes de los alumnos en todas las regiones del país, celebrada en la capital colombiana.

El encuentro, de dos días, terminó el domingo por la noche en un auditorio de la Universidad Nacional (UN), que es la más grande e importante del sector público en Colombia.

"Hemos decidido que el paro nacional indefinido sigue", dijo a Efe por teléfono el portavoz de la Organización Colombiana de Estudiantes (OCE), Sergio Fernández.

La huelga mantiene paralizadas a 30 de las 32 universidades públicas del país, red con una población de unos 600.000 estudiantes, menor que de la los establecimientos privados, que suman 48 y que tienen cerca de 900.000 alumnos.

Fernández dijo que la Mane ratificó sus exigencias de que el Gobierno retire el proyecto de reforma a la educación superior que presentó al Congreso, garantice la construcción de una propuesta alternativa consensuada, y respete las libertades democrática para la movilización y el derecho a la protesta.

La iniciativa fue entregada al Congreso el 3 de octubre último por la ministra de Educación, María Fernanda Campo, quien aseguró haber retirado de la propuesta un apartado que permitía el ingreso de capital privado en las universidades públicas.

Además de ella, el presidente Juan Manuel Santos la ha defendido por considerar que asegura para el sector unos 5.740 millones de dólares en los próximos diez años y abre 600.000 cupos nuevos en el mismo lapso.

Sin embargo, la OCE y la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) consideran que el proyecto atenta contra la financiación de las instituciones, afecta su autonomía, pone en riesgo la calidad de la enseñanza y "reduce la educación a una mercancía".

En su segundo encuentro desde su reciente conformación, la Mane confirmó las críticas del colectivo al proyecto del Ejecutivo y se comprometió a seguir con la promoción del "programa mínimo" para la educación superior que ha elaborado.

Además, decidió unir a su iniciativa las propuestas de los profesores y trabajadores.

"Ellos también tienen sus propuestas, y queremos unificarlas", anticipó Fernández, quien también es representante de los estudiantes den el Consejo Académico de la UN.

La Mane también acordó realizar a finales de mes nuevas protestas y movilizaciones, incluido "un abrazo a las universidades" públicas y privadas en todo el país.

Es "para enviarle al Gobierno el mensaje de que la nueva ley de educación superior no entrará en nuestras universidades", expresó el portavoz de la OCE.