Un grupo activista acusó el lunes a las fuerzas de seguridad sirias de incrementar su represión a los médicos sospechosos de atender a manifestantes antigubernamentales heridos.

Los Comités Locales de Coordinación, que ayudan a organizar las protestas y documentan las violaciones a los derechos humanos en Siria, dijeron que han registrado los arrestos de 25 doctores y farmacéuticos de clínicas y hospitales privados en las últimas semanas.

El organismo dijo que 250 médicos y farmacéuticos han sido arrestados desde que comenzó el alzamiento popular contra el presidente Bashar Assad hace siete meses.

Grupos internacionales defensores de los derechos humanos ya han denunciado que Siria está deteniendo a doctores y allanando hospitales en búsqueda de manifestantes heridos.

El mes pasado, la organización Human Rights Watch, con sede en Nueva York, dijo que las fuerzas de seguridad sirias "retiraron por la fuerza" a pacientes de un hospital y le impidieron a los médicos llegar hasta los heridos durante un asedio militar a la ciudad de Homs, en el centro del país.

El grupo mencionó el testimonio de testigos, entre ellos doctores.

En agosto, el grupo Médicos por los Derechos Humanos, con sede en Estados Unidos, difundió un informe donde también acusa a las autoridades sirias de hostigar a instalaciones médicas, trabajadores de salud y sus pacientes.

Dijo que las fuerzas de seguridad controlan el acceso a los hospitales, y que muchos civiles heridos que requieren atención crucial están renunciando al tratamiento porque temen ser detenidos y torturados si buscan ser atendidos en instalaciones médicas controladas por el gobierno.

Ha habido otros reportes de que fuerzas de seguridad ingresan a hospitales y rodean a los heridos en Siria y Bahrein, donde hubo protestas generalizadas este año encabezadas por la mayoría chií del país contra la monarquía suní.

Médicos y enfermeras que atendieron a manifestantes durante protestas en Bahrein fueron detenidos en acciones subsecuentes que resultaron en el arresto de cientos de activistas.

"Recientemente el régimen sirio ha intensificado su campaña dirigida a médicos y hospitales y clínicas privadas sospechosas de atender a los heridos en las manifestaciones pro democracia", afirmaron los Comités Locales de Coordinación en un comunicado emitido el lunes.

Por otro lado, activistas dijeron que al menos 12 civiles fueron muertos el lunes en Homs en medio de intensos tiroteos durante redadas de las fuerzas de seguridad. La ciudad ha sido uno de los puntos focales de las protestas.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, y los Comités confirmaron los fallecimientos.

Las fuerzas de seguridad sirias también se enfrentaron el lunes con pistoleros que se cree desertaron del ejército, y al menos cinco soldados gubernamentales murieron en el poblado de Qusair, cerca de la frontera con Líbano, señaló el Observatorio.