El presidente taiwanés expresó el lunes su disposición a suscribir un tratado de paz con China si está de acuerdo el pueblo de la isla.

El presidente, Ma Ying-jeou, pretende la reelección pero no le será fácil y es previsible que las relaciones de Taiwán con China serán un tema dominante durante la campaña política. Su presidencia, en el curso de tres años y medio, se ha centrado en la mejora de los vínculos con Beijing.

Aunque ya se ha planteado antes un tratado de paz, éste es el pronunciamiento más firme a la fecha de que el gobernante aspira darle mayor impulso a la iniciativa si logra un segundo periodo presidencial.

Taiwán y China se separaron durante la guerra civil de 1949. China considera a la isla parte integral de su territorio y ha jurado reincorporarla en su soberanía, incluso por la fuerza si es necesario.

En conferencia de prensa el lunes, Ma dijo que si es reelegido hará avanzar la propuesta de un tratado de paz, a condición de que haya consenso entre la población. "Quiero considerar la posibilidad de suscribir un tratado de paz con China ajustado a la supervisión parlamentaria", apuntó.

Ma también propuso que ambas partes establezcan oficinas de representación en los territorios de la otra para darle continuidad a las conversaciones bilaterales, que a la fecha se han concentrado solamente en los vínculos económicos.

Al tiempo de pronunciarse por la reconciliación con Beijing, Ma dijo que reforzará la defensa de Taiwán ante un posible ataque de China.

"Necesitamos mostrar nuestra determinación a defendernos a fin de que la ciudadanía tenga la confianza suficiente de permitir al gobierno continuar el fortalecimiento de los vínculos con la parte continental", expresó Ma.