La policía buscaba el lunes a sospechosos anarquistas que podrían haber participado en los desórdenes que se produjeron durante una marcha de protesta en Roma contra la avaricia de Wall Street, informó un funcionario de seguridad italiano.

Alfredo Mantovano, subsecretario del Ministerio del Interior, dijo en una entrevista a la cadena Sky TG24 de la televisión italiana que la represión estaba dirigida a sospechosos de extrema izquierda. No dio más detalles de la operación, que incluía búsqueda casa por casa, que continuaba el lunes.

Mantovano desechó las críticas de que la policía italiana no era lo suficientemente dura con los cientos de manifestantes que provocaron disturbios el sábado. Grupos de camorristas armados de bastones de madera y patas de cabra para destruir las vidrieras de cajeros automáticos de bancos y tiendas, incendiaron estaciones de policía y vehículos privados y lanzaron adoquines de las calles y trozos de veredas que ellos mismos quebraron.

El diario romano La Repubblica citó declaraciones de un manifestante que dijo que los anarquistas habían sido entrenados en Grecia en tácticas de guerrilla urbana durante un año.