Hace tres meses, uno de los operadores encubiertos más experimentados de la CIA comenzó a trabajar en el Departamento de Policía de Nueva York como asesor especial del subjefe de inteligencia. Todo el mundo allí sabía eso, pero no está tan claro qué estaba haciendo exactamente.

Desde que The Associated Press reveló el nombramiento en agosto, las autoridades federales y municipales han ofrecido explicaciones divergentes sobre por qué este agente de la CIA — un operador experimentado que manejó a agentes extranjeros y coordinaba operaciones complejas en Jordania y Pakistán — fue asignado a un departamento de policía municipal.

La CIA tiene prohibido espiar dentro del país y su inusual sociedad con la Policía neoyorquina ha generado alarma entre los legisladores y derivó en una investigación interna.

Su papel es importante porque la última vez que un agente de la CIA trabajó tan de cerca con la Policía de Nueva York — unos meses después de los atentados del 11 de septiembre del 2001 — se convirtió en arquitecto de programas policiales que monitoreaban vecindarios musulmanes.

Con la ayuda que le prestó este funcionario de la CIA, la Policía puso a comunidades enteras bajo escrutinio con base en su origen étnico, más que por acusaciones de haber cometido actos delictivos, de acuerdo con la investigación de The Associated Press.

Fue una colaboración extraordinaria que en ocasiones generó preocupación entre algunos altos funcionarios de la CIA y podría haber extendido los límites de cómo se le permite operar legalmente a esta agencia de inteligencia en Estados Unidos.

El acuerdo que rodea al funcionario de la CIA recién llegado ha sido presentado en forma distinta que el de su predecesor.

Cuando The Associated Press preguntó por primera vez, un alto funcionario estadounidense describió el anuncio como un año sabático, un programa que busca darle al hombre en Nueva York más entrenamiento administrativo.

En un testimonio reciente que dio en el Ayuntamiento, el comisionado Raymond Kelly, jefe de la Policía de Nueva York, dijo que el operador de la CIA le proporciona a sus agentes "información, que usualmente proviene de países extranjeros".

Dijo que el agente otorga "datos técnicos" a la Policía de Nueva York, pero "no tiene acceso a ninguno de nuestros archivos de investigación".

El director de la CIA, David Petraeus, lo ha descrito como un asesor, alguien que podría asegurarse que la información esté compartiéndose, pero la agencia de inteligencia ya tiene a alguien en ese empleo. En su amplia estación en Nueva York, un enlace de la CIA comparte datos de inteligencia con la Fuerza Especial Conjunta Antiterrorista en Nueva York, que tiene cientos de detectives de la Policía asignados a ella.

Además, la agencia no explicó cómo, si carece de acceso a los archivos de la Policía, el funcionario está obteniendo la experiencia administrativa en una división cuyo fin consiste totalmente en recabar datos de inteligencia en la ciudad.

___

Artículos previos de The Associated Press sobre el Departamento de Policía de Nueva York:

http://www.ap.org/nypd

Goldman y Apuzzo tienen sus cuentas de Twitter en: http://twitter.com/goldmandc y http://twitter.com/mattapuzzo