El primer ministro ruso, Vladímir Putin, señaló hoy que las protestas que se producen estos días en las calles de muchas ciudades de Occidente, son una respuesta a la desatención de los problemas sociales por parte de la clase política.

Desatender la política social, según Putin, "puede llevar a la situación" que se observa "en la actualidad en algunos países desarrollados, cuando cientos de miles de personas salen a la calle-no un grupo de marginales, sino cientos de miles-y exigen lo que sus gobiernos, en realidad, no están capacitados de hacer".

El Gobierno ruso, por contra, toma medidas para aumentar de forma progresiva y constante los gastos sociales que ahora se recortan en la mayoría de los países europeos, indicó el líder de Rusia Unida, el partido oficialista de Rusia.

"La población, los ciudadanos rusos deben notar en su presupuesto, en su bolsillo, en la educación de sus hijos, en su salud, que las cosas en el país cambian a mejor. Sólo así se puede contar con el apoyo y la confianza de los ciudadanos", dijo Putin.

El candidato a las elecciones presidenciales rusas de marzo de 2012 subrayó: "Continuaremos cumpliendo con nuestros compromisos en materia social ante los ciudadanos de la Federación Rusa".

Putin, por otra parte, reconoció que la economía rusa está preparada para las dificultades que pueden derivarse de los problemas en los mercados financieros internacionales.

"Cuando la economía global se contrae y los principales mercados se reducen en tamaño, países en desarrollo como Rusia, sobre todo con una economía insuficientemente diversificada, pueden entrar en zona de riesgo", apuntó el primer ministro ruso.

El candidato presidencial indicó que el Gobierno ruso se esfuerza por tomar todas las medidas oportunas para diversificar la economía y desarrollar el mercado y la demanda interiores.

En caso de ganar las elecciones, parlamentarias y presidenciales, el oficialismo ruso liderado por Putin no modificará las políticas económicas predominantes hasta ahora.

"Todos los proyectos de modernización de la economía, de incremento de la eficacia de las instituciones públicas, seguirán adelante de manera consecuente", aseguró Putin.

Moscú continuará, en palabras del jefe de Gobierno, su apuesta por "el apoyo a los inversores, nacionales y extranjeros, mejorar el clima de negocios, incrementar las inversiones, sobre todo en sectores no relacionados con las materias primas, infraestructuras y ámbito social".