Los presos palestinos y de otras nacionalidades árabes encarcelados en Israel concluyeron hoy la huelga de hambre que mantenían desde el pasado 27 de septiembre, reveló un alto funcionario de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Así lo anunció el ministro para Asuntos de Prisioneros de la ANP, Issa Qaraquea, quien explicó a la agencia oficial palestina Wafa que "la suspensión de la huelga es resultado de un acuerdo alcanzado entre los prisioneros y el Servicio Israelí de Prisiones (SIP)".

El pacto "pone fin a la política de confinamiento de presos" practicada por Israel y será aplicado después de que mañana se concrete el canje de 477 presos palestinos en cárceles israelíes por el soldado Guilad Shalit, cautivo en Gaza desde 2006, precisó.

El seguimiento de la huelga era objeto de controversia, ya que portavoces palestinos aseguraban que era apoyada de manera intermitente por los cerca de 6.000 reclusos palestinos y árabes, mientras que el SIP afirmaba que los huelguistas no eran más de 200 presos.

La huelga se declaró hace 20 días en 25 cárceles en protesta por las nuevas medidas de castigo aplicadas desde julio, entre ellas el aislamiento por tiempo indefinido de reclusos palestinos.

Los presos amenazaron, además, con aplicar medidas de desobediencia generalizada en todos los centros penitenciarios si sus demandas no eran satisfechas.

Por el momento no están claros los términos del acuerdo y si el SIP ha accedido, por ejemplo, a permitir las visitas semanales de familiares a los presos palestinos.

En la última semana, portavoces del movimiento islamista Hamás habían anunciado que el acuerdo de canje con Israel incluía también una mejora de las condiciones de los presos que quedarán en sus prisiones.

Uno de ellos, el líder Frente Popular de Liberación de Palestina (FPLP), Ahmed Saadat, fue trasladado este lunes a un hospital debido al agravamiento de su estado de salud, a causa de la huelga de hambre que mantiene desde hace tres semanas.