La multinacional holandesa de electrónica e iluminación Philips anunció hoy una pérdida de 1.131 millones de euros durante los nueve primeros meses de 2011, frente al beneficio de 987 millones del mismo período del año precedente, y la supresión de 4.500 empleos en el marco de una reestructuración de la empresa.

Philips, que ya comunicó el pasado junio que planeaba reorganizaciones, especificó hoy que esos recortes se traducen en la supresión de 4.500 empleos a escala mundial, donde la multinacional holandesa cuenta con una plantilla total de 117.000 trabajadores.

De esos 4.500 empleos, 1.400 se suprimirán en Holanda, concretó Philips.

La reorganización se encuadra en un programa de ahorro que tiene como objetivo reducir en 2014 un total 800 millones de euros en costes.

Los recortes de personal suponen un 60 por ciento de esos ahorros y el 40 por ciento restante se corresponde a "costes estructurales".

Durante el tercer trimestre, el beneficio neto descendió un 85 por ciento, desde 524 millones de euros en el tercer trimestre de 2010 hasta 76 millones de euros entre julio y septiembre pasados.

Philips, que arrastra pérdidas desde el segundo trimestre (1.207 millones de euros), atribuyó el resultado negativo a "ingresos financieros más bajos y a una mayor pérdida derivada de operaciones discontinuas", según detalló en un comunicado.

El beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones (EBITA) se situó durante los nueve primeros meses de 2011 en 1.107 millones de euros, un 33 por ciento por debajo del registrado entre enero y septiembre de 2010.

La facturación durante los tres primeros trimestres se situó en 15.867 millones de euros, lo que supuso un incremento del 0,4 por ciento respecto al mismo período del ejercicio precedente.

En el tercer trimestre, la empresa completó un 24 por ciento de su programa de recompra de acciones, que asciende en total a 2.000 millones de euros.

El presidente del consejo de administración, Frans van Houten, reconoció en un comunicado que la multinacional "todavía no está satisfecha con nuestra actuación financiera" y adelantó que "no esperamos mejorarla a corto plazo".