El negociador palestino Saeb Erekat condenó un plan israelí para construir más de 2.000 apartamentos en un barrio en el disputado Jerusalén oriental.

El plan prevé al construcción de 2.610 unidades habitacionales en Givat Hamatos, un barrio judío entre Jerusalén y Belén.

Erekat dijo que el plan "se burla de los esfuerzos para conseguir una paz duradera y justa".

Los palestinos reclaman Cisjordania y Jerusalén oriental como parte de un posible estado futuro y dicen que no reanudarán las negociaciones de paz hasta que se suspendan las construcciones.

Israel dice que esos asuntos deben ser analizados en negociaciones.

El concejal de Jerusalén Meir Margalit duda que el plan vaya a ser aprobado cuando sea debatido en 60 días. "No hay indicios de que vaya a construirse un barrio allí", dijo.