Las acciones del fabricante japonés Olympus se hundieron hoy un 24 por ciento en la Bolsa de Tokio, arrastradas por la destitución por sorpresa el pasado viernes del presidente del grupo, el británico Michael Woodford.

La ola de ventas hizo caer en un punto los títulos de Olympus hasta 1.561 yenes, su mínimo desde mayo de 2009, entre las dudas de los inversores sobre las perspectivas del grupo.

El pasado viernes, Olympus anunció la destitución de Woodford, tan solo seis meses después de su nombramiento, por "no haber podido superar la barrera cultural de Japón" a la hora de gestionar la empresa.

Ese mismo día, las acciones del fabricante de productos de óptica y aparatos fotográficos cayeron un 18 por ciento.

Según la compañía, el directivo, de 51 años y el primer extranjero al frente del grupo, tomaba decisiones que afectaban a la organización basándose "en su propia autoridad", lo que interfería en la cultura empresarial nipona y generaba "problemas en la toma de decisiones del equipo de dirección".

Tras la destitución, el puesto de Woodford lo asumió el consejero delegado Tsuyoshi Kikukawa, que ya ocupó ese cargo antes de la llegada del británico.

Este movimiento fue acogido con pesimismo por los inversores, mientras los analistas expresaron sus dudas sobre la capacidad de los actuales directivos para aplicar las medidas de recortes de gastos que no habían logrado poner en marcha antes del nombramiento de Woodford.

"Con la destitución de Woodford, que era un firme defensor de los recortes de gastos, no tenemos expectativas de una mejora de beneficios (...) en el año fiscal 2012", indicaba hoy en un informe Motoya Kohtani, analista de la casa de valores Nomura.

JP Morgan recortó inmediatamente las previsiones de beneficios de Olympus para el año fiscal 2012, que concluye en marzo de 2013, desde 70.000 a 60.000 millones de yenes (663 a 568 millones de euros), informó la edición digital del diario económico Nikkei.