Al menos ocho personas murieron en los violentos combates registrados esta madrugada en Saná entre tropas fieles al presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, y miembros de una tribu rival, informaron hoy a Efe fuentes médicas.

Los enfrentamientos comenzaron anoche en el barrio de Al Hasaba, residencia del líder tribal Sadeq al Ahmar, rival de Saleh y que apoya a la oposición.

Este barrio fue escenario de fuertes disparos y explosiones hasta el amanecer entre los seguidores de Al Ahmar y de Saleh, según pudo constar Efe, y ahora reina una calma relativa.

En los combates fallecieron ocho personas, entre ellas el hermano del jefe tribal Shagir bin Aziz, que apoya al mandatario yemení, según una fuente tribal.

No es la primera vez que las tropas del régimen se enfrentan a la tribu de Al Ahmar, a la que las autoridades acusan del atentado contra el palacio presidencial en el que Saleh resultó herido de gravedad el pasado junio.

Además de en Al Hasaba, la capital yemení vivió una noche de violencia con choques localizados en los alrededores del cuartel de un grupo de militares desertores y de la sede de la televisión.

Una fuente de la Primera Brigada Blindada, comandada por el general disidente Ali Mohsen Saleh, indicó que diez proyectiles impactaron en el cuartel de este batallón, pero no informó de que se hubieran producido víctimas.

Además, según residentes consultados por Efe, la sede de la televisión estatal fue atacada por la noche y los militares leales al régimen abrieron fuego para defender el edificio.

Todas estas zonas de la capital yemení están cortadas al tráfico por las fuerzas de seguridad.

Las fuerzas leales a Saleh mantienen desde hace meses violentos combates contra tribus rivales opuestas al presidente y contra militares disidentes que se han sumado a la revuelta popular que pide la renuncia de Saleh desde el pasado 27 de enero.