La batalla legal entre Frank y Jamie McCourt, dueños de los Dodgers de Los Ángeles, para completar su divorcio se acerca a su final después que ambas partes han llegado a un acuerdo, que establece el pago de 130 millones para la mujer.

La información fue ofrecida por el periódico "Los Angeles Times", Jamie recibiría la compensación económica a cambio de renunciar por completo a su parte del equipo, lo que despejaría el camino a Frank para enfrentarse al proceso de bancarrota en el que se encuentra la franquicia.

El acuerdo remueve a Jamie McCourt como un obstáculo al intento de Frank McCourt de retener la propiedad de los Dodgers al vender derechos de televisión y en consecuencia no permitir que el comisionado de las Grandes Ligas fuerce su venta.

La misma fuente informativa explica que el acuerdo va encaminado en esa dirección y Frank McCourt tiene ahora la confianza de quitarle a Selig el mayor argumento que quería presentar ante el juez que lleva el caso de la bancarrota de los Dodgers para que ordenase su venta.

Varias personas con conocimiento del acuerdo informaron al periódico angelino que el acuerdo no ha sido finalizado, pero aparenta preparar el final de uno de los procedimientos de divorcio más costosos en la historia de California.

El acuerdo también incluye el pago de 20 millones de dólares en los costos legales relacionados con todo el proceso de divorcio hasta el pasado julio, como muestran los documentos del Tribunal Superior de Los Ángeles, donde se lleva el caso.

Sin embargo, ninguna de las dos partes han querido comentar sobre la información que ofrece "Los Angeles Times" y sus respectivos portavoces legales tampoco lo han hecho.

La pasada semana, los abogados de las Grandes Ligas dijeron que estaban retirando una moción, a sugerencia de un mediador nombrado por la corte, que buscaba descalificar a los abogados que representan a los Dodgers en el caso de bancarrota del equipo.

El juez del caso señaló una vista más tarde en este mes para determinar el destino del equipo.

Los abogados de la liga argumentaron que los abogados de los Dodgers debieron ser descalificados porque estaban avanzando los intereses de Frank McCourt a expensas de los intereses del equipo.

Por su parte, los Dodgers emitieron una declaración el martes en la que dijeron que el retirar la moción fue apropiado y terminaba un intento innecesario del béisbol de desviar el foco del caso de darle el mayor valor que tienen los Dodgers.

El histórico equipo que milita en la Liga Nacional no pudo llegar esta temporada a la fase final, pero sigue siendo uno de los grandes dentro del béisbol profesional.