La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) inauguró el lunes su 67 Asamblea General señalando su preocupación por las acciones de gobiernos totalitarios en la región que buscan limitar y restringir la libertad de expresión en sus países.

Gonzalo Marroquín, director del diario Siglo XXI de Guatemala y presidente de la SIP, expresó en la ceremonia de inauguración que en la actualidad en Latinoamérica "estamos en medio de una guerra, la guerra entre el autoritarismo y la libertad... el panorama no es para nada halagüeño".

El directivo dijo que los grandes enemigos de la libertad de expresión en la región son el crimen organizado y los gobiernos totalitarios.

"Al crimen organizado le incomoda la información que desnuda su actividad... y a ciertos gobernantes les molesta que la prensa investigue y descubra hechos de corrupción, que advierta sobre sus fines aviesos de manipulación o simplemente revele su incapacidad", dijo Marroquín.

Señaló que desde la última asamblea de la SIP en abril, 21 periodistas han sido asesinados en el continente.

Sostuvo que hay gobiernos que están "tejiendo toda una maraña de leyes restrictivas" para impedir que la población acceda a la información.

"La mecánica es limitar, atacar, acosar y silenciar a la prensa independiente, la que se convierte en el blanco pero no la víctima principal. Esta, la víctima principal, no es otra que la sociedad misma que se ve limitada y que sin duda puede entonces ser sometida a regímenes totalitarios", dijo.

Señaló que el común denominador de esos gobiernos es afirmar que quienes los critican están en contra de la democracia y mencionó como ejemplo de presidentes que no respetan los principios de la democracia a Hugo Chávez de Venezuela, Cristina Fernández de Argentina, Daniel Ortega de Nicaragua y Rafael Correa de Ecuador.

"Cuando un presidente puede darse el lujo de entablar un juicio multimillonario contra periodistas y medios como demanda personal pero utilizando todos los poderes del estado para obtener un fallo favorable, cuando otro gobernante cierra medios a su antojo... no cabe más que mencionar que estamos enfrentados con un poder muy grande y muy ambicioso", dijo Marroquín.

El presidente Ollanta Humala, quien fue invitado por la SIP a inaugurar la asamblea, expresó en su discurso el compromiso de su gobierno con "el respeto irrestricto a la libertad de expresión", a la vez que exhortó a la prensa peruana a ser fiscalizadora de su gestión.

"Necesitamos que nos digan la verdad cuando nos equivocamos", dijo el mandatario peruano.

A la vez demandó a los medios a regirse por el "amor a la verdad" y "no por intereses particulares".

Marroquín en su intervención solicitó a Humala que impulse la despenalización de los delitos de difamación "como una muestra de tolerancia, pero también para fortalecer y promover el libre flujo informativo y el derecho a la información del pueblo peruano".

En la víspera la SIP escuchó informes país por país sobre la situación de la libertad de prensa.

Destacaron la demanda judicial contra el diario El Universo de Ecuador y el cierre temporal del semanario Sexto Poder, de Venezuela. Además el canal venezolano Globovisión enfrenta un nuevo proceso judicial administrativo por haber informado sobre un motín en la prisión El Rodeo que dejó 22 muertos en junio.

En México, cinco periodistas fueron asesinados en los últimos seis meses por el crimen organizado y la intimidación también han alcanzado a instalaciones de medios de comunicación como el caso del diario Vanguardia en Saltillo, Coahuila, donde fueron arrojados explosivos que provocaron daños materiales.

El informe mexicano cita a la Comisión Nacional de Derechos Humanos que señaló en 10 el número de periodistas asesinados en lo que va del 2011, y 76 desde el año 2000, lo que convierte a ese país en uno de los más violentos para ejercer el periodismo.