La Policía de Nicaragua detuvo a cinco jóvenes opositores a la candidatura a la reelección del presidente del país, Daniel Ortega, por presuntamente tramar actos de violencia contra distintas fuerzas políticas que participan en la actual contienda electoral, informaron hoy las autoridades.

Los detenidos y luego liberados son Jairo Contreras (24 años), Miguel Ibarra (24), Ramiro Cruz (29), Kalex Toruño (32) y Byron Herrera (34), precisó hoy a periodistas el portavoz policial, Fernando Borge.

Según la Policía Nacional, los jóvenes fueron detenidos este domingo en el municipio de Ocotal, departamento (provincia) de Nueva Segovia, fronteriza con Honduras, "tras conocer que pretendían realizar actos de violencia en contra de distintas fuerzas políticas que participan en los próximos comicios electorales" del 6 de noviembre.

Cuando los jóvenes fueron detenidos "estaban bajo los efectos del licor y se agredían entre ellos mismos", agregó el portavoz policial.

"Las personas fueron trasladadas a la Dirección de Auxilio Judicial Nacional, en Managua, donde luego de valorar los hechos cometidos fueron advertidos de las responsabilidades en que pueden incurrir en caso de persistir en realizar actos de desorden y violencia hacia las fuerzas políticas que participan en la contienda electoral", indicó Borge.

Los jóvenes, que negaron esos señalamientos, fueron dejados en libertad anoche mismo en las afueras de la Dirección de Auxilio Judicial, donde eran esperados por sus familiares y compañeros que llegaron a expresar su solidaridad.

Los jóvenes son miembros de la no gubernamental Resistencia Juvenil por la Dignidad Nacional (Rejudin), que han realizado distintas protestas en contra de la candidatura a la reelección de Ortega, a la que califican de inconstitucional.

En las próximas elecciones presidenciales, Ortega, que lidera todas las encuestas de intención de voto, buscará la reelección frente a una oposición fragmentada en cuatro frentes.

La oposición ha calificado de "golpe a la democracia" la candidatura de Ortega, quien logró optar por un segundo mandato consecutivo después de que magistrados sandinistas de la Corte Suprema de Justicia declararan inaplicable la norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata.

Los cinco jóvenes denunciaron este lunes ante la no gubernamental Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) a la Policía Nacional por supuestos abusos durante su detención, la cual, aseguraron, fue hecha sin orden de captura.

Unos 3,4 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir el 6 de noviembre a su presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.