El presidente de Perú, Ollanta Humala, inauguró hoy la 67 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), con un discurso conciliador en el que afirmó que le demostrará a un sector de la prensa de su país que se equivocó al "prejuzgarle".

Ante una sala llena de representantes de los principales medios de comunicación del continente, Humala recordó que en su corta vida política, sobre todo en sus inicios, su relación con determinados sectores de la prensa a los que no identificó, fue "tensa".

Agregó que durante su gestión presidencial, que concluirá en 2016, les demostrará que estuvieron equivocados, en referencia a las críticas que lo ubicaron muy cerca de las propuestas del presidente venezolano, Hugo Chávez.

"Quiero demostrarle a ellos que me prejuzgaron y que se equivocaron, que no soy así. Quiero demostrarle a ellos que dijeron muchas cosas de mí (que no son ciertas)", indicó Humala, quien comenzó en 2000 su carrera como líder del nacionalismo.

El jefe de Estado desató los aplausos de los presentes cuando añadió que ha llegado al Gobierno de Perú "sin ningún tipo de odio, sin ningún tipo de apasionamientos indebidos" y que su "única finalidad es gobernar para todos los peruanos".

Humala también aprovechó la oportunidad para marcar distancias políticas con algunos miembros de su familia, al afirmar que no es "etnocacerista", una ideología ultranacionalista promovida por su padre Isaac Humala y seguida por su hermano Antauro, preso por rebelarse contra el expresidente Alejandro Toledo, en 2006.

El gobernante destacó, además, la función de fiscalización de la prensa y pidió a los medios que le digan "la verdad" cuando se equivoque en sus decisiones de Gobierno.

El presidente de la SIP, el guatemalteco Gonzalo Marroquín, señaló, por su parte, que "hay gobernantes como Hugo Chávez (de Venezuela), Cristina Fernández (de Argentina), Daniel Ortega (de Nicaragua) y Rafael Correa (de Ecuador) que traicionan reiteradamente los compromisos" de libertad, justicia y respeto que deben existir en una democracia auténtica.

"Cuando un presidente puede darse el lujo de entablar una demanda millonaria contra un periódico, o promover leyes restrictivas, estamos enfrentando a un poder muy grande", afirmó Marroquín.

Señaló, por ese motivo, que los principales enemigos de la prensa son actualmente el crimen organizado y los gobiernos intolerantes y autoritarios, que buscan restringir el libre tránsito de la información.

Marroquín, director del diario Siglo 21 de Guatemala, denunció el asesinato de 21 periodistas en Latinoamérica desde abril pasado, especialmente a manos de mafias que persiguen a quienes revelan sus actividades ilícitas.

Asimismo, dijo que la SIP está preocupada por que la Convención de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en la que se consigna el respeto a la libertad de expresión, es "pisoteada" por algunos Gobiernos de la región.

El director del diario limeño La República, y presidente del comité organizador de la Asamblea de la SIP en Lima, Gustavo Mohme, destacó que Humala haya reafirmado su compromiso de respeto a la libertad de prensa y expresión al acudir hoy al acto de inauguración.

"Estaremos dispuestos a ayudarlo a consolidar la libertad de prensa en el país, sin dejar la tarea de vigilar las libertades plenas de las personas", agregó dirigiéndose al gobernante.

Mohme añadió que la misión de la prensa "es contribuir a que los ciudadanos puedan controlar a sus gobernantes" y aseguró que no se resignarán "jamás a vivir sin libertad".

La Asamblea dedicará la jornada de hoy a analizar el estado de la libertad de expresión en el continente e incluirá un panel integrado por los expresidentes Carlos Mesa, de Bolivia, y Alejandro Toledo, de Perú.

Asimismo, se entregará el gran premio Chapultepec al escritor peruano Mario Vargas Llosa, que será recibido por su hijo Álvaro, y también habrá un enlace por vídeo conferencia con el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.