El ELN negó hoy que tenga en sus manos a la niña Nohora Valentina Muñoz, secuestrada a finales de septiembre pasado en la población colombiana de Fortul (este), de la que su padre, Jorge Enrique Muñoz, es alcalde.

La organización insurgente también rechazó que sea suya una comunicación previa en vídeo sobre el caso, difundida por medios locales y en la que se atribuye el hecho a rebeldes de las FARC.

"En la política del ELN está claramente establecido el respeto a los niños y niñas, para quienes profesa un inmenso cariño, basado en que son el futuro de la nación", afirma el Comando Central (Coce) del grupo en un comunicado difundido por su sitio en internet.

Por ello, "condena hechos de este tipo y expresa su solidaridad con los padres de la niña, con sus amiguitos de la escuela y con la sociedad araucana en general", agrega el mando del ELN tras asegurar que "en verificación hecha a todas sus unidades confirma que ninguna es responsable de este hecho".

La menor fue hecha cautiva el pasado 29 de septiembre por dos encapuchados a las afueras del colegio público de Fortul, hasta el que había sido llevada por su madre, Pilar Gutiérrez, en una motocicleta.

Los desconocidos también la hicieron cautiva a ella, pero la dejaron en libertad posteriormente, a la salida de la localidad, que el pasado viernes estuvo en franca vigilia ante la posibilidad de entrega de la niña al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), lo que no sucedió.

En su mensaje, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) sostiene que no es suyo un comunicado en vídeo difundido el pasado 8 de octubre en Arauca, la capital del departamento homónimo, fronterizo con Venezuela y al que pertenece Fortul.

En la grabación, un supuesto rebelde del ELN niega que su grupo sea la responsable del secuestro de la niña y atribuye el hecho a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El Coce "rechaza el montaje del Ejército colombiano, que en un vídeo suplantando con perfidia los símbolos del ELN hizo aparecer un supuesto guerrillero leyendo un falso comunicado, donde se señala a los compañeros de las FARC-EP (Ejército del Pueblo), como los responsables", dice el desmentido de hoy.

Hace cuatro días, las FARC negaron en un comunicado de su décimo frente, que actúa en Arauca, que sean los responsables del secuestro de la niña.

"El Estado Mayor del 10 frente hace saber a la opinión pública que ninguna de nuestras unidades tiene que ver con este secuestro que condenamos sin vacilaciones", dice la nota, que fue también divulgada por internet.

Además, asegura que "el secuestro de la menor parece calcado de los manuales de operaciones sicológicas de los organismos de inteligencia militar, a fin de moldear la opinión regional y nacional a favor del escalamiento guerrerista".

En sus comunicaciones, ambas guerrillas coincidieron en que el caso de la niña secuestrada tiene similitudes con el de la niña de la misma región que en octubre de 2010 fue violada y luego asesinada y sepultada en una fosa común junto a sus dos hermanos menores.

Por el caso fue detenido y está en juicio el subteniente del Ejército de Colombia Raúl Muñoz Linares.