El Cuarteto para Oriente Medio se reunirá por separado con representantes israelíes y palestinos en Jerusalén el próximo 26 de octubre, anunció hoy el Departamento de Estado norteamericano.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, indicó que el propósito de las reuniones será comenzar los preparativos y desarrollar una agenda para retomar las conversaciones directas entre israelíes y palestinos, interrumpidas desde hace un año.

La reunión se anuncia después de que el pasado 23 de septiembre el Cuarteto (EEUU, Rusia, la UE y la ONU) presentó una propuesta para relanzar las conversaciones directas, cuyo restablecimiento preveía en el plazo de un mes, y el logro de un acuerdo en el plazo de un año.

Toner insistió en que las reuniones con israelíes y palestinos tendrán lugar por separado.

"Creemos que va a ser productivo y que representa un paso adelante en el calendario que planteó el Cuarteto y que esperamos que pueda llevar de nuevo a las conversaciones directas", opinó el portavoz.

El anuncio se produce después de que el enviado de EEUU para la zona, David Hale, se reuniera con el presidente palestino, Mahmud Abás, en un encuentro que Toner describió como "constructivo".

La propuesta del Cuarteto del 23 de septiembre se planteó al tiempo que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) planteaba ante la ONU que se reconociera a Palestina como Estado miembro de pleno derecho, con las fronteras anteriores a 1967 y con capital en Jerusalén Este.

Según esa propuesta, una vez reiniciadas las conversaciones directas, el siguiente hito llegaría en tres meses, cuando el Cuarteto esperaría progresos en materia de frontera y seguridad, y en seis meses un acercamiento global para llegar al acuerdo final en un año.

Tanto israelíes como palestinos han acogido de manera positiva la propuesta del Cuarteto, aunque desde entonces Israel ha anunciado construcciones de 2.610 nuevas viviendas en asentamientos en Jerusalén Este.

El domingo, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, acusó a Israel de perjudicar los esfuerzos de paz con esta iniciativa.