Frank y Jamie McCourt finalmente zanjaron su agrio conflicto por el control de los Dodgers de Los Angeles, lo que despeja ahora el camino para la disputa en una corte de quiebras entre el dueño del equipo y las Grandes Ligas.

La pareja llegó a un acuerdo en su divorcio, informó el lunes a The Associated Press una fuente vinculada al caso. La fuente pidió no ser identificada debido a que el acuerdo no se ha hecho público.

El diario The Los Angeles Times, que dio la primicia sobre el acuerdo, aseguró que Jamie McCourt recibirá unos 130 millones de dólares.

El trámite del divorcio había quedado en ascuas mientras una corte de quiebras en el estado de Delaware determina la suerte de una de las franquicias más tradicionales del béisbol profesional estadounidense.

Se prevé una audiencia el miércoles en la que el juez considerará los reclamos presentados.

Los voceros de los McCourts declinaron formular comentarios tras ser consultados por la AP.

El acuerdo permite a Frank McCourt concentrar su atención en su batalla con las Grandes Ligas, que busca el aval del juez de la corte de quiebras para seguir adelante con una reorgonización de la franquicia. Se trata de un plan que forzaría a McCourt vender a los Dodgers.

Pat Courtney, portavoz de las mayores, declinó referirse al acuerdo de divorcio.