El secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, alertó hoy de que el progreso contra la pobreza está amenazado a pesar de los avances que se han logrado en los últimos tiempos.

"Durante décadas, las Naciones Unidas han trabajado para liberar a la gente de la pobreza y han hecho grandes progresos, pero sus logros están hoy en duda", señaló el máximo responsable de Naciones Unidas en su mensaje por el Día Internacional por la Erradicación de la Pobreza.

Los organismos internacionales calculan que actualmente más de mil millones de los aproximadamente 7.000 millones de personas que habitan la tierra pasan hambre y están atrapados en la pobreza extrema (los que disponen de menos de 1,25 dólares al día para satisfacer sus necesidades básicas).

Ban explicó que "demasiada gente vive con miedo de perder su trabajo, a no poder alimentar a sus familias, a estar atrapados para siempre en la pobreza", al tiempo que lamentó que haya personas que están "privadas del derecho humano de vivir con salud, dignidad y esperanza en el futuro".

En su opinión, los retos que suponen la crisis económica, el cambio climático, o el aumento de precio de la comida y la energía se pueden superar precisamente "si se pone a las personas en el centro del trabajo de las Naciones Unidas".

"No se pueden cortar las inversiones en las personas en nombre de la austeridad fiscal", argumentó Ban, que también defendió que "conforme trabajamos para evitar una crisis económica mundial, tenemos que trabajar para evitar una crisis mundial del desarrollo".

Para Ban "no es el momento de retroceder", sino de intentar "lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) con más ahínco".

El secretario general de la ONU lamentó asimismo que "demasiado a menudo en los debates que decidirán nuestro futuro faltan los pobres, los jóvenes y el planeta".

Respecto a este último punto, Ban remarcó la necesidad de "prepararse" para aprovechar la cumbre de Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible que se celebrará en junio de 2012 en Río de Janeiro bajo el nombre de Río+20.

Por su parte, la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Susan Rice, alertó en un comunicado de que la pobreza "no sólo es ruinosa para la estructura de las sociedades, también daña las relaciones entre naciones".

Rice señaló que las mayores amenazas a la paz y a la seguridad "a menudo crecen en sociedades que no pueden satisfacer las necesidades básicas de sus ciudadanos".

"En un mundo interconectado, defender la seguridad significa intensificar la lucha contra la pobreza extrema", añadió Rice a la vez que resaltó que Estados Unidos "seguirá insistiendo en lograr un desarrollo sostenible".