Delgado, cansado y aturdido, un soldado israelí que estuvo más de cinco años cautivo en la Franja de Gaza regresó a Israel el martes a cambio de más de mil prisioneros palestinos, cuyas familias alegres los recibieron con celebraciones masivas.

Shalit, en una breve entrevista con la televisión egipcia antes de ser transferido a Israel, dijo sentirse "muy feliz" con su liberación, además de añorar a su familia y amigos. Agregó temer que permanecería cautivo "muchos más años" y temía, desde que fue informado la semana pasada del canje, que fracasara por problemas de último momento.

"Por supuesto que hice de menos a mi familia. Añoré a los amigos, ver a gente con la que hablar y no estar sentado todo el día", haciendo lo mismo", contó el soldado.

Empero, el aspecto físico de Shalit planteó interrogantes sobre las condiciones de su cautiverio a manos del grupo islamista Hamas. El joven de 25 años tenía una palidez y delgadez extremas, se movía constantemente en su asiento, tenía dificultades para respirar y parecía balbucear las respuestas a las preguntas que le hacían.

Posteriormente, un video difundido por los militares mostró cuando el soldado era ayudado a subir a un jeep militar tras cruzar la frontera con Israel y apearse de una caravana militar tras cambiarse de ropa para vestir un uniforme militar. Empero, los mandos castrenses dijeron que un examen médico lo encontró en buena forma.

Después fue trasladado en helicóptero a una base de la fuerza aérea en el centro de Israel para reunirse con su familia y el primer ministro.

Netanyahu dijo que comprendía la congoja de los familiares afectados por la violencia terrorista palestina, pero insistió que la fibra moral del estado judío de hacer todo lo posible no le dejó otra alternativa.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advirtió a los insurgentes palestinos liberados en el canje que serán castigados si vuelven a la violencia. Unos 300 de ellos cumplían cadena perpetua por haber perpetrado ataque en los que murieron israelíes, en su mayoría civiles.

Tras dar la bienvenida a Shalit, Netanyahu dijo que comprendía el dolor de las familias israelíes que perdieron a seres queridos a causa de la violencia palestina. "Continuaremos combatiendo el terrorismo y cada terrorista liberado que vuelve al terrorismo tendrá que rendir cuentas".

"Continuaremos combatiendo el terrorismo y todo terrorista liberado que vuelva al terror tendrán que responder de sus acciones", advirtió Netanyahu.

La advertencia pareció ser un aviso a los comentarios formulados por uno de los presos liberados, el cabecilla de Hamas Yehia Sinwar, que inmediatamente pidió al movimiento islamista que aprese a más soldados israelíes.

___

Los periodistas de The Associated Press Ibrahim Barzak en Ciudad de Gaza, Mohamed Daraghmeh en Ramala, Cisjordania, y Tia Goldenberg y Josef Federman en Jerusalén contribuyeron a este despacho.