El número de asesinatos cometidos por policías fuera de sus horarios de trabajo aumentó 50 por ciento en el estado de Sao Paulo entre septiembre de 2010 y agosto de este año, según un informe del gobierno estatal.

El informe recogido el lunes por el diario O Estado de S. Paulo indica que se registra un asesinato cada dos días cometido por agentes de policía fuera de servicio.

Entre septiembre de 2010 y agosto de 2011, el número de asesinatos llegó a 165, comparado con 110 en el mismo período anterior.

El aumento puede tener relación con el incremento de funcionarios policiales que cumplen servicios privados de seguridad, dijo al diario Daniela Skromov, coordinadora de la organización Núcleo de Ciudadanía y Derechos Humanos de la Defensoría Pública.

El coronel José Vicente da Silva, especialista en seguridad pública, dijo al diario que el comportamiento de un policía es distinto al de un vigilante civil al ser enfrentado por un sospechoso.

"El vigilante entrega el arma, el policía no. Esa reacción puede haber contribuido al aumento" del número de muertes, agregó.

La estadística diferencia los casos en que se pueda considerar que el policía actuó en defensa propia, como al enfrentar intentos de robo. Si se excluyen esos casos, el aumento de los asesinatos sería mayor en el período, de 26 a 64 casos, un 146 por ciento.