Un atacante suicida que iba a pie detonó una bomba el lunes al paso de una caravana de vehículos del jefe de los servicios de espionaje de la provincia de Faryab, en el norte afgano, matando a un niño e hiriendo al funcionario, dijo el vicegobernador de la región.

El atacante hizo detonar sus explosivos a las 8.30 horas, cuando el general Sayed Ahmad Sadat paso en su convoy junto a él en camino a sus oficinas en Maimanah, la capital de la provincia, dijo Abdul Satar Barez.

Barez dijo que un niño de unos tres años que estaba en la calle en esos momentos murió en la explosión, mientras que Sadat y cuatro de sus guardaespaldas resultaron heridos.

La provincia ha sufrido menos violencia que el sur de Afganistán y áreas en el oriente a lo largo de la frontera con Pakistán, zonas en las que el Talibán tiene raíces profundas y ha librado una intensa campaña contra las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en una guerra de una década.

El ataque se produjo un día después de que cinco soldados afganos y tres milicianos muriesen en choques en el país.

El Talibán atacó por la tarde un grupo de soldados en la provincia occidental de Farah, matando a cinco de ellos, dijo el doctor Jabar Shahiq, director de salud de la provincia. Shahiq dijo que los cinco soldados fueron baleados, pero no ofreció más detalles del ataque.

El Talibán ataca rutinariamente a soldados de la OTAN y a las fuerzas de seguridad afganas que la coalición encabezada por Estados Unidos ha estado entrenando. Los insurgentes también atacan a funcionarios afganos y otros simpatizantes del gobierno del presidente Hamid Harzai.

La OTAN planea retirar sus tropas de combate del país para finales de 2014.

La alianza dijo que un miliciano fue muerto en el distrito de Ghormach, en Faryab, el domingo, durante una operación conjunta con soldados afganos. La operación fue lanzada en búsqueda de un líder talibán en el área, dijo la OTAN.

En el sur, un líder del Talibán y su adjunto fueron muertos en un ataque aéreo dirigido en la provincia de Zabul, dijo la coalición el lunes. Añadió que el blanco de la operación era responsable de ataques con bombas y emboscadas a tropas afganas en la provincia.

En tanto, una patrulla conjunta afgana y de la OTAN confiscó 100 kilogramos de opio y 100 de nitrato de amonio, que aunque es fertilizante es empleado también en explosivos, en la provincia de Helmand. El Talibán usa la venta de drogas para financiar sus operaciones.