Francois Hollande se declaró el domingo ganador en la primaria presidencial del Partido Socialista de Francia.

Hollande dijo que, conforme se daban a conocer los resultados, "noto con orgullo y responsabilidad la elección de esta noche que con más de 55% de los votos me da la mayoría que buscaba".

De confirmarse su victoria, Hollande sería el principal rival en las elecciones presidenciales del próximo año frente al conservador e impopular Nicolas Sarkozy, quien se espera que busque un segundo mandato presidencial.

Martine Aubry reconoció previamente que fue derrotada por Hollande en la primaria.

Aubry y Hollande encabezaron la primera ronda de las primarias del principal partido opositor francés, que se celebró hace una semana, por lo que participaron en una segunda vuelta.

"Felicito calurosamente a Francois Hollande, quien está claramente adelante. Su victoria es indiscutible", dijo Aubry el domingo por la noche,.

Aubry fue la autora de la ley extraordinaria que permitió la semana laboral de 35 horas aprobada a finales de la década de 1990.

Los miembros y simpatizantes del Partido Socialista de Francia votaron el domingo para elegir al candidato que enfrentará a Sarkozy, quien no se encuentra en su mejor momento político mientras muchos franceses están preocupados por la abultada deuda gubernamental, los recortes a la educación, un crecimiento económico débil y un desempleo persistente.

Hollande fue socio de la anterior aspirante presidencial socialista, Segolene Royal.

Aubry y Hollande fueron los finalistas de los seis aspirantes que participaron en la primera vuelta de las elecciones primarias internas, sin precedente, en las que más de dos millones de personas depositaron su voto.

Desde Charles de Gaulle en 1958, Francia ha tenido una sucesión de presidentes conservadores en el último medio siglo y un sólo socialista: Francois Mitterrand.