Argentina, cuyos deportistas no subieron a lo más alto del podio en los dos primeros días de los Juegos Panamericanos, se bañó de oro el lunes gracias a sus remeros, que conquistaron títulos en tres de las cuatro finales disputadas.

Cuba, que tampoco había conseguido medallas de oro, lo logró cuando la dupla formada por Yariulvis Cobas y Aimée Hernández se impuso en la modalidad de dos pares de remos cortos para mujeres.

María Abalo y María Best consiguieron la primera presea dorada de Argentina, en la modalidad de dos remos largos sin timonel, con un tiempo de siete minutos, 24 segundos y 57 centésimas.

Abalo sumó la segunda presea panamericana en su carta de vida, luego de apoderarse del bronce en Río de Janeiro 2007. Best tiene ya tres medallas continentales.

La plata fue para las estadounidenses Monica George y Megan Smith, con un tiempo de 7:29.05, mientras que el bronce quedó en manos de la dupla formada por las canadienses Sarah Bonikowsky y Sandra Kisil, quienes detuvieron el cronómetro en 7:32.74.

Argentina se tardó un par de días en lograr su primera medalla dorada, pero las dos siguientes demoraron sólo unos minutos más.

Cristian Rosso y Ariel Suárez se llevaron la competición de dos pares de remos cortos para hombres, con un tiempo de 6:26.55, para conquistar su segunda presea panamericana, luego de obtener la plata en Río.

Rosso y Suárez libraron un cerrado duelo frente a los cubanos Janier Concepción y Yoennis Hernández, con quienes avanzaron a la par prácticamente hasta los 1.500 metros, de un recorrido de 2.000.

Pero poco antes de la meta, los sudamericanos se adelantaron, y la dupla cubana debió conformarse con la plata, tras imponer un tiempo de 6:32.54, con lo que no pudieron refrendar el título panamericano que consiguieron en Río.

El bronce se quedó en manos del dúo venezolano formado por César Amaris y José Guipe, que había conseguido la plata en los Juegos Sudamericanos de Medellín 2010. Su tiempo fue de 6:36.81.

Y después de la dupla de hombres, el equipo formado por Sebastián Fernández, Joaquín Iwan, Rodrigo Murillo y Agustín Silvestro conquistó la prueba de cuatro remos largos sin timonel, para cerrar una jornada brillante de su país en este deporte.

El cuarteto argentino paró el cronómetro en 6:04.41. La presea plateada quedó en manos de los canadienses Spencer Crowley, Kai Langerfeld, Blake Parsons y David Wakulich, con 6:05.65, mientras que Cuba consiguió el bronce, con Jorber Avila, Yenser Basilio, Dionnis Carrión y Solaris Freire.

Las cubanas Cobas y Hernández fueron las únicas en romper la hegemonía de Argentina. Cobas, quien arrasó con las preseas en la Olimpiada del Deporte Cubano del 2010, y Hernández, quien representará a la isla en los Juegos Olímpicos Juveniles, tuvieron un tiempo de siete minutos, 13 segundos y 76 centésimas.

Cobas, quien disputará otras dos prueba esta semana, relató que de niña no le gustaba el deporte que ahora la ha convertido en campeona panamericana.

"Antes no me gustaba el remo; mi entrenador me decía que fuera ese deporte, pero yo le decía que no. Cuando tuve que ir para la secundaria vi cómo era y le dije al entrenador que sí quería ir y me interesé", contó Cobas, de 21 años, citada por el servicio informativo oficial de Guadalajara 2011.

La plata fue para Estados Unidos y el bronce para Canadá.

Las competiciones de remo se realizaron en la Laguna de Zapotlán el Grande, cerca de Guadalajara.