Miles de marroquíes participaron en protestas en dos ciudades para expresar su desaprobación a la violencia policíaca y para demandar una constitución más democrática en este reino.

En un vecindario pobre de Casablanca, cerca de 4.000 manifestantes del movimiento pro democracia 20 de Febrero pidieron que se boicotearan las elecciones legislativas del próximo mes.

Una protesta separada se realizó en la ciudad de Safi, en la costa del Atlántico, luego de la muerte de un manifestante en una protesta disuelta por la policía la semana pasada.

Al igual que otros países árabes, Marruecos experimenta protestas populares en demanda de reformas.

Una nueva constitución fue aprobada en julio. Se tienen programadas elecciones parlamentarias en dos meses, pero el movimiento 20 de Febrero, nombrado así por la fecha de las primeras protestas este año, ha criticado ambos desarrollos.