Las disidentes Damas de Blanco advirtieron hoy al Gobierno cubano que seguirán adelante con su lucha por los derechos humanos en el primer desfile que realizaron por la Quinta Avenida de La Habana sin su líder, Laura Pollán, fallecida el pasado viernes.

"Que sepa bien el Gobierno cubano que estamos fuertes y vamos a continuar esta lucha pacífica por la libertad de los presos políticos pero también defendiendo los derechos humanos", dijo hoy Berta Soler, portavoz del grupo, a la salida de la parroquia de Santa Rita donde los domingos acuden a misa las Damas de Blanco para después realizar una marcha con gladiolos en las manos.

Pero hoy no encabezó esa marcha Laura Pollán, fallecida el 14 de octubre tras una semana en estado muy grave por un cuadro de insuficiencia respiratoria y descompensación diabética al que se sumó una variedad de dengue.

Un total de 62 damas acudieron hoy a Santa Rita en una jornada de luto para el grupo donde el párroco de esa iglesia y también secretario de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, José Félix Pérez, tuvo palabras de recuerdo para Pollán y de condolencia para sus familiares durante la celebración religiosa.

Como siempre han hecho, tras la misa las Damas de Blanco iniciaron su caminata pacífica por la Quinta Avenida pero en esta ocasión de forma excepcional y como homenaje a Pollán marcharon acompañadas de hombres disidentes, entre ellos el marido de Laura, el exprisionero político del Grupo de los 75 Hector Maseda.

Portando un retrato de Laura Pollán, Maseda ocupó un lugar destacado en la cabeza del desfile en el que también participó el exprisionero de conciencia Ángel Moya.

La marcha, que en total integraban un centenar de hombres y mujeres, discurrió sin incidentes y concluyó de nuevo frente a la parroquia donde los opositores gritaron "Laura Pollán vive".

Tras el fallecimiento de Pollán, la portavoz del grupo, Berta Soler, se perfila como su revelo al frente del colectivo femenino aunque ella insistió hoy en que la líder sigue siendo Laura porque "espiritualmente" sigue con el grupo.

En este sentido, Héctor Maseda confirmó a periodistas que el domicilio de Laura en el popular barrio de Centro Habana seguirá siendo, como hasta ahora, la sede del colectivo.

Por otro lado, Maseda y Soler denunciaron que cuatro damas de blanco no pudieron llevar a Santa Rita unos jarrones con flores para colocarlos en la iglesia en honor a Pollán porque miembros de la seguridad del Estado las interceptaron en el camino y los rompieron.

Tras la caminata, Berta Soler agradeció también las palabras de apoyo y condolencias por la muerte de Pollán recibidas de líderes internacionales como los presidentes de EE.UU, Barack Obama, y Francia, Nicolás Sarkózy, o el candidato del Partido Popular a la presidencia del Gobierno español, el conservador Mariano Rajoy.

Laura Pollán fue una de las fundadoras de las Damas de Blanco, un singular movimiento en la Cuba castrista que surgió para reclamar la libertad de los opositores del llamado "Grupo de los 75" encarcelados durante la ola represiva conocida como la "Primavera Negra" de 2003.

Tras completarse a primeros de este año la excarcelación de esos presos, las Damas han expresado su voluntad de continuar reclamando respeto para los derechos humanos en la isla y la libertad para todos los prisioneros políticos.