La central nuclear de Bushehr, la única de Irán, se desconectó de la red eléctrica para una revisión general, tras mes y medio de pruebas previas a su inauguración definitiva, que según las autoridades tendrá lugar antes de finales de marzo próximo, informó hoy la agencia local Fars.

El pasado 3 de septiembre, la central de Bushehr se conectó a la red eléctrica nacional y nueve días después, el 12 de septiembre, empezó a generar electricidad con una parte de su potencia, 36 años después del inicio de su construcción, que comenzó una empresa alemana y que se ha concluido con la ayuda técnica de Rusia.

De los 1.000 megavatios de potencia máxima que tiene Bushehr, el pasado 7 de octubre alcanzó una producción de 456 megavatios, dentro de las pruebas de funcionamiento que se han realizado, informaron las autoridades.

En este periodo de pruebas, la central ha generado un total de 70.100 megavatios de electricidad, de los que 56.089 megavatios se han dirigido a la red eléctrica nacional y el resto se han usado para su consumo interno.

Para 2025, Irán, según sus autoridades, pretende producir entre 20.000 y 25.000 megavatios de electricidad por medio de la energía atómica.

Irán desarrolla un programa nuclear que diversos países, en especial EE.UU., consideran que tiene fines militares, mientras Teherán asegura que tiene sólo fines civiles, en especial general electricidad y usos médicos.

Irán está sometido a sanciones militares y económicas por

La ONU, EEUU y la Unión Europea, imponen a Irán sanciones económicas y militares en protesta por su programa nuclear y violaciones de los Derechos Humanos.