Los líderes universitarios, movilizados hace cinco meses, llamaron a no retornar a clases, rechazaron una comisión de financiamiento oficial y convocaron a paralizaciones para el martes y el miércoles.

Tras una prolongada reunión, los dirigentes de las 25 universidades estatales, agrupados en la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) anunciaron las decisiones en la medianoche del sábado.

También exhortaron al Congreso a no aprobar la ley de presupuesto del 2012 en las partidas de educación, iniciativa que la oposición amenaza con rechazar si el gobierno no se abre a una reforma tributaria para satisfacer las exigencias estudiantiles.

El movimiento estudiantil exige educación gratuita, de calidad, el fin del lucro en las universidades privadas que reciben aportes estatales y que los colegios secundarios vuelvan a manos del Estado.

La senadora oficialista Ena von Baer, dijo el domingo durante un programa de debate en la televisión estatal que los mayores apoyos deben dirigirse a los alumnos, no a las entidades.

La Confech también llamó a los estudiantes a no iniciar el segundo semestre académico, pese a la advertencia del ministro de Educación, Felipe Bulnes, de que las universidades que no reanuden las clases, no recibirán becas ni recursos.

Muchas universidades enfrentan serios problemas financieros porque miles de alumnos dejaron de pagar los onerosos aranceles, que constituyen el mayor ingreso de los planteles.

Tras el quiebre de la mesa de negociaciones entre los estudiantes y el gobierno por el nulo acercamiento en torno al punto de la gratuidad, el gobierno creó una comisión de 12 expertos, de economistas e ingenieros comerciales, para que propongan alternativas de financiamiento para los estudiantes.

"Esta Comisión de Expertos responde a la lógica de querer resolver este conflicto entre cuatro paredes, donde se desconoce absolutamente la voluntad y la voz de la ciudadanía", declaró Patricio Contreras, de la Universidad de Los Lagos, en el sur, a radio Cooperativa.

"Va a significar una mera pantalla para seguir el modelo", dijo en su cuenta de Twitter el dirigente indígena José Ancalao.

El presidente de la Comisión, el economista Ricardo Paredes, anticipó que la gratuidad total es imposible y ratificó el planteamiento oficial de que los mayores aportes estatales deben centrarse en el 40% del total de estudiantes más desposeídos.

De momento no se vislumbra un acercamiento entre las partes, y los estudiantes se aprestan a dar una nueva demostración de fuerza con un paro de 48 horas, que para el miércoles tiene prevista cuatro marchas, aun no autorizadas.