El presidente alemán, Christian Wulff, partió la madrugada pasada hacia Kabul, en un viaje no anunciado, para realizar una visita a las tropas alemanas en Afganistán y reunirse con representantes de la sociedad civil afgana.

Los planes de la visita de Wulff fueron mantenidos en estricto secreto por razones de seguridad.

Se trata de la primera visita de Estado de un presidente alemán a Afganistán en los últimos 44 años, desde la que realizó el presidente Heinrich Lübke en 1967 a Kabul, informaron medios alemanes.

El antecesor de Wulff, Horst Köhler, realizó asimismo una fugaz visita de trabajo a las tropas alemanes en mayo de 2010, en el curso de la cual no se reunió con su homólogo afgano, Hamid Karzai.

Poco después Köhler dimitió, tras unas polémicas declaraciones realizadas sobre el compromiso alemán con la estabilización de Afganistán y los intereses económicos de su país.

Alemania tiene actualmente unos 5.000 soldados desplegados en Afganistán, lo que le convierte en el tercer contingente de la tropa internacional, tras los de EEUU y Reino Unido.

Según fuentes de la Presidencia, Wulff se reunirá en Kabul con el presidente Karzai, y con representantes de la sociedad civil.

En la reunión con Karzai el presidente alemán abordará entre otros asuntos los preparativos para la conferencia internacional de Afganistán prevista para principios de diciembre, en la antigua capital federal alemana, Bonn, que estará centrada en la retirada de las tropas internacionales prevista para 2014.