El guardabosques dominicano Nelson Cruz brilló de manera especial al conseguir marca en fase final al pegar su sexto vuelacercas para llevar a los Vigilantes de Texas a la Serie Mundial por segunda temporada consecutiva.

Con el vuelacercas de Cruz y otro del primera base Michael Young los Vigilantes se hicieron del banderín de la Liga Americana para volver al "Clásico de Otoño" al derrotar por paliza de 15-5 a los Tigres de Detroit.

Con su triunfo los Vigilantes dejaron 4-2 la serie por el título de la Liga Americana que se jugaba al mejor de siete.

La novena tejana se hizo del banderín en seis juegos de la serie y se convierte en el primer equipo que repite como campeón de la Americana en una década.

Para los Vigilantes el viaje al Clásico de Otoño es buscar su primer título en la historia de la franquicia que inició en las Grandes Ligas en 1961.

Cruz fue el encargado de derrumbar la calidad que los Tigres habían acumulado a lo largo de la temporada, en la que consiguieron 95 victorias y el título de la División Central, además de haber pasado a la fase final de la Americana al vencer en cinco juegos a los Yanquis de Nueva York.

El dominicano impidió que los Tigres se hicieran de su primer título de liga desde el 2006, y de su primera Serie Mundial desde 1984.

Mientras que los Vigilantes, que jugaron con la pólvora encendida, se convirtieron en el quinto equipo en anotar al menos nueve carreras en un episodio en juego de fase final, al conseguir esa cifra en el tercer episodio, y el primero desde el 2002.

Los Vigilantes obligaron a los Tigres a aceptar esa cantidad de carreras en un episodio en fase final por primera vez desde el 19 de agosto del 2010.

Además en ese mismo episodio, que duró 37 minutos, 14 bateadores de los Vigilantes fueron al plato, mientras que los Tigres sacaron hasta cuatro lanzadores al montículo.

El bateo de los Vigilantes les obligó a realizar 50 lanzamientos para pegarles seis imparables y dar cuatro bases por bolas que al final se iban a convertir en nueve carreras.

Con su victoria la novena tejana deberá enfrentar a partir del miércoles en la Serie Mundial a los Cardenales de San Luis o los Cerveceros de Milwaukee. La serie está a favor de los Cardenales 3-2.

Esta vez el protagonismo lo acaparó Cruz, que en la serie remolcó 13 carreras, e impuso otra marca en juegos de fase final.

Cruz (6) botó la pelota del parque en el séptimo episodio llevando a un corredor en los senderos.

El dominicano cazó los servicios del abridor Brad Penny cuando el serpentinero buscaba el tercer out del episodio, pero Cruz le desapareció la pelota del campo por el jardín izquierdo.

El primera base Michael Young (1) también botó la pelota en esa misma entrada contra Penny, sin corredores en los senderos, y terminó con cinco remolcadas.

Young pegó par de dobles de dos carreras cada uno dentro de un racimo de nueve anotaciones en el tercer episodio.

En la lomita el abridor dominicano Alexi Ogando (2-0) se acreditó el triunfo en dos episodios.

La sorpresa fue la derrota de los Tigres, que además de haber aceptado su cifra más alta de carreras en un juego en fase final, a pesar de tener una historia de duelos postemporada desde 1907.

Por los Tigres, el primera base venezolano Miguel Cabrera (2) pegó dos jonrones, y el parador en corto dominicano Jhonny Peralta (2) y el guardabosques Austin Jackson (1) conectaron un cuadrangular cada uno.

Cabrera (3) dirigió la pólvora de la novena de Detroit al pegar par de jonrones en el primer episodio, sin corredores en circulación.

El venezolano cazó los servicios del abridor Derek Holland, con batazo solitario, y repitió el castigo en la octava entrada, también solo, contra la serpentina del relevo Mike Adams.

Peralta (2) también pegó de cuatro esquinas en el segundo episodio contra los lanzamientos de Holland, sin corredores en circulación.

Mientras que Jackson (1) lo hizo en la quinta entrada, con uno en base, también sobre Holland.